3 puntos importantes que afectan a los tipos de cambio

En este artículo trataremos sobre los puntos más importantes que pueden afectar de un modo u otro a los tipos de cambio en el mercado de divisas.

Los tipos de cambio dentro del comercio de divisas, podría establecerse como el diferencial entre divisas cuando se enfrentan entre sí.

Obviamente además de estar sometidos los tipos de cambio en continuo movimiento como cabe esperar al estar de forma casi permanente negociándose, hay una serie de factores que pueden alterar de forma drástica al comportamiento de una moneda de un país y por ende, a los tipos de cambio dentro de los mercados de divisas.

Conociendo un poco más los tipos de cambio y su naturaleza en los mercados de divisas

Se puede establecer que los tipos de cambio son la medida que establece el comercio entre dos divisas enfrentadas entre sí. Estas divisas de forma habitual, serán las representativas de un país o zona económica (por ejemplo el Euro en Europa o el dólar en Estados Unidos).

Estos tipos de cambio están sometidos a continuos cambios bien determinados por efectos meramente especulativos o bien por efectos de naturaleza económica o política.

Es por ello por lo que vamos a enumerar los factores más influyentes que pueden afectar al comportamiento de los tipos de cambio en las divisas.

La inflación y su efecto en los tipos de cambio en el mercado de divisas

Determinamos que la inflación dentro de la parcela de la economía que la estudia, es el dato que se obtiene a través del seguimiento de los precios de servicios y bienes de un país. Gracias al estudio de la evolución de la inflación de un país o una zona económica, se puede determinar la marcha o la salud económica de una zona.

Siempre se ha afirmado que un crecimiento sostenido de la inflación es saludable para un país (hasta un límite), de caso contrario se puede caer en el riesgo de estar en una situación de inflación negativa o deflación que indicaría un bajo consumo sumado a una caída de los precios.

Los tipos de interés

Dentro de los indicadores macroeconómicos, podemos decir que los tipos de interés sea uno de los indicadores más importantes por lo que se puede medir la fortaleza de una moneda. Los tipos de interés sea la llave maestra con la que cuentan los bancos centrales de cada país o zona para controlar el comportamiento de la inflación y otros comportamientos derivados de este como puede ser el consumo interno.

Los mecanismos de los bancos centrales sobre los tipos de interés, pueden hacer que estos (los bancos) suban o bajen los tipos según las condiciones económicas de un país.

Al aumentar los tipos de interés también se sobre entiende que se fortalece la moneda, por lo que no es de extrañar que atraiga el que se suban los tipos de interés, las divisas extranjeras.

Además, otro punto clave es que el valor se aprecie con respecto a otras divisas al mantener o incluso subir los tipos de interés altos.

Por el contrario, unos tipos de interés bajos, ocasiona que el valor de la moneda caiga.

El déficit del Estado con respecto a la cuenta corriente

Podemos decir que el déficit del Estado con respecto a la cuenta corriente se trata de un tipo de balance comercial entre un país dado y diferentes países con los que establecen vínculos comerciales. Gracia a la lectura de este dato arrojado por el déficit de la cuenta corriente, podemos hacer una lectura de todos los pagos realizados entre diferentes países como pueden ser los dividendos, intereses, servicios y bienes.

Cuando se trata del concepto de “déficit de una cuenta corriente” de una zona económica, lo que se interpreta es que hay más gasto en comparación de los ingresos que se logran a través de otras vías como el comercio exterior.

Otra interpretación que se puede hacer sobre el déficit del Estado, es que entra menos capital de fuente extranjera y en cambio sale fuera del país o zona más capital propio.

Simplificando y como consecuencia a una economía improductiva podemos decir:

  • Las exportaciones bajan.
  • Las importaciones suben.

Estos comportamientos afectarían evidentemente a la cantidad y tipo de divisas que tiene un Estado al tener mayor déficit:

Incremento de demanda de divisas extranjeras y consecuente caída de los tipos de cambio entre la divisa propia y otras divisas extranjeras.

La situación del punto anterior no cambia hasta que el precio de los bienes que se producen por un país se consideren competitivos y lo suficientemente baratos para que el capital extranjero vuelva a interesarse.

En el siguiente punto, en el caso de que los precios de servicios y bienes de un país se consideren competitivos a ojos de otros países, se puede nivelar la balanza de importaciones y exportaciones consiguiendo enderezar el déficit del Estado.