3 valores imprescindibles para participar en la edad dorada de los capital markets

Las causas que han llevado hasta la época actual en la que el sector financiero ha cobrado especial auge en los capital markets (mercado de capitales), son varias y de discutible naturaleza. No obstante, es obvio señalar que la coyuntura económica internacional, la falta de apoyo financiero de las entidades bancarias y el desarrollo apropiado de la tecnología, han impulsado este hecho.

Los capital markets permiten satisfacer a distintos agentes participantes. Por un lado, las empresas que necesitan de financiación inmediata para llevar a cabo sus proyectos, ya no pueden abastecerse de la confianza de los bancos, primero porque éstos mismos han cerrado numerosas opciones de financiación antes abiertas con menos criterio del debido. Por otro lado, la fiabilidad de estas entidades también ha quedado en entredicho en numerosas ocasiones.

3 valores imprescindibles para participar en la edad dorada de los capital markets
3 valores imprescindibles para participar en la edad dorada de los capital markets

En el mismo sector se encuentran los inversores que buscan una rentabilidad mayor de sus movimientos, pese al riesgo que puede suponer, ya que algunas situaciones de intereses cercanos a cero eran (y siguen siendo) surrealistas al ojo del buen inversor.

Por tanto, los capital markets se presentan como una opción plausible, inmediata y efectiva de lo que ambos agentes están buscando dentro del mismo sector financiero. Pero para llevar a cabo este tipo de operaciones no todo el mundo está capacitado a ello, ni sabe cómo afrontar la extrema complejidad que encierra.

Cuando un sector está en auge o en su denominada “edad dorada”, como podría referirse al caso de los capital markets, surgen empresas especializadas en el sector, que se convierten en aliados estratégicos para desempeñar las funciones necesarias de forma correcta y, a ser posible, competitiva.

Empresas como Nfoque, Optimissa, Vass y otras muchas más se han especializado en ofrecer asesoramiento a entidades financieras sobre estrategia, regulación y soluciones tecnológicas, que permitan acercarse con mayor fiabilidad al éxito en la inversión de capital markets.

Encontramos en ellas denominadores comunes que reflejan los 3 valores imprescindibles para tener éxito: experiencia, tecnología y adaptación.

La experiencia es un valor inherente en casi cualquier sector comercial, más aún el financiero. Sin embargo, los profesiones del este sector precisan demostrar una capacidad de actuación en un mundo en constante cambio con tal rapidez, que sólo una experiencia acumulada puede permitir un servicio de consultoría apropiado.

Por otra parte y también como consecuencia de esta experiencia, se ha desarrollado una tecnología que permite analizar el constante cambio de los capital markets con una rapidez extraordinaria. La información en el sector financiero es imprescindible, así como analizarla y comprenderla de forma correcta. Para ello la tecnología se convierte en herramienta indispensable para obtener el éxito.

Por último debe valorarse la adaptación, relacionada principalmente con la tecnología ofrecida a los clientes de capital markets, como también con la propia experiencia de las empresas especializadas. La empresa contratante de los servicios debe poder disfrutar de software que no impida, dificulte o tergiverse sus propias operaciones rutinarias. Del mismo modo, la asesoría y el constante apoyo en las decisiones de inversión deben saber adaptarse a la personalidad de sus clientes, al modo de proceder en cada situación, sin que por ello se menoscabe los objetivos buscados. Estos tres valores unidos, garantizan, como mínimo, una correcta participación en el sector de capital markets.

Summary
Review Date
Reviewed Item
3 valores imprescindibles para participar en la edad dorada de los capital markets
Author Rating
5