¿Cómo queda la famosa tarifa plana para autónomos y emprendedores?

Mucho se está hablando conforme a las reformas acerca de la tarifa plana para autónomos y emprendedores. Parece que los cambios a nivel fiscal y regulatorios vienen tarde y mal. Para algunos, la tarifa plana para autónomos y emprendedores (establecida en 50 € según ciertos condicionantes) es buena y ha sido acogida con satisfacción dentro del entorno emprendedor, en cambio para otros parece que llega de forma insuficiente (dados los condicionantes) y tarde.

Lo cierto es que en materia fiscal y fomento laboral, aún queda mucho que hacer no solo a nivel del mundo PYME y emprendedor, sino que en todos los aspectos de la economía, que garantice un crecimiento económico sostenido.

Algunos datos de la aplicación de la tarifa plana para autónomos y emprendedores

A la tarifa plana para autónomos y emprendedores se le conoce como a la que hasta el momento (todo puede cambiar en sucesivas reformas) cuentan con un 80% de descuento durante los 6 primeras mensualidades de actividad, pasando a un 50% los siguientes 6 y por último en la última fase de la ayuda, un descuento del 30% los siguientes 6 meses de actividad.

Este tipo de descuentos se aplicarían para en la tarifa de autónomos que se debe pagar como cuota a la Seguridad Social, siendo en esta última reforma al margen de la edad del autónomo.

El objetivo que busca el gobierno, es el fomento de la actividad en España, dado que en reformas anteriores si eras autónomo y contratabas a un trabajador, se perdía el derecho a la reducción de la cuota como autónomo en su cotización.

La tarifa plana para autónomos y emprendedores. ¿Efecto llamada?

Cualquier tipo de incentivo por parte del gobierno para dinamizar la actividad laboral y empresarial en España es poco. No sería de extrañar que surgiesen nuevas reformas próximamente para fomentar el dañado sector de PYMES o emprendedores, que al fin y al cabo es el tejido generador de riqueza en este país o al menos lo consideramos así.

Ahora bien, este tipo de reformas fiscales se diluyen a menudo ante la falta de liquidez de las familias que se espera que se corrija con algún tipo de plan cuantitativo en la zona Euro. No se entiende una economía saneada sin un crecimiento controlado de la inflación de un país que contribuya a través del gasto público a la circulación de dinero (sin querer llevar la contraria a los economistas de la escuela austriaca).