Compaginar el trading con el trabajo

Quizás estés en ese grupo de traders que está obligado a compaginar el trading con el trabajo. No te preocupes el trading como profesión se da en un porcentaje muy pequeño dado que se debe a dos principales factores:

  • El capital con el que se abre una cuenta de trading es limitado que no permite vivir del trading.
  • Todavía no has eliminado tus vínculos afectivos o laborales con tu actual trabajo, ni tienes por qué hacerlo.
  • Aún no cuentas con la experiencia suficiente para vivir del trading.

No hay que tomar ninguna decisión apresurada para abandonar tu puesto de trabajo por el que llevas luchando toda la vida, para ahora de golpe y porrazo determinar que quieres ser un Day Trader profesional. Todo tiene un proceso y el de trabajar como Day Trader profesional es como el de trabajar para tí mismo o el concepto de la libertad financiera.

Ser day trader es una carrera de fondo, no de velocidad.

Compaginar el trading con el trabajo, podrías encararlo de una forma constructiva en lugar de renegar de tu condición actual soñando con alguien que no sabes si podrás ser el resto de tus días.

¿Por qué apresurarse a tomar decisiones precipitadas? Tómate tu tiempo.

Vivimos en una sociedad en la que se nos ha educado muy mal en el sentido de que pensamos que todo se puede conseguir sin esfuerzo y con el mero hecho de planteárselo.

No somos conscientes que para llegar a ser traders con cierto éxito, debemos pasar por un periodo de aprendizaje que no todos están dispuestos a pasar y sobre todo, que por mucho que lo intenten, otros tantos nunca podrán conseguir. ¿Por qué? Por tu preparación técnica pero también personal.

Muchas veces me han preguntado el por qué mantener un trabajo pudiendo dedicarse exclusivamente a los mercados. La respuesta ideal sería con otra pregunta ¿Por qué tienes que cambiar un sueño por otro? Y sobre todo, ¿por qué desechar un regalo si tienes dos?

Si realmente te apasionan los mercados y te gustaría ser un day trader profesional, primero pruébate a tí mismo. Hay cientos de formas de probarte a tí mismo sin necesidad de estar haciendo trading desde el trabajo (pillines).

Si tu trabajo es de mañana, céntrate en aperturas americanas y en mercados como el S&P 500. Si tu trabajo es en horario de comercio, céntrate o prepárate para operar cierres de mercados americanos o incluso FOREX.

Antes de tomar la decisión final. ¿Te has mirado al espejo?

Ya lo sé que estáis acostumbrados a que os digan desde cientos de blogs y brokers que eres el más bonito del mundo y que si te lo propones moverás montañas. Pero estamos en la vida real, y debes ser un poco auto crítico. Ya sé que las verdades no gustan saberlas o no interesan, pero te interesa tener una vida tranquila y llena de sobresaltos por qué dejar todo por un sueño que aún no sabes si vas a poder alcanzarlo.

Pruébate durante seis meses, un año… lo que sea, pero pruébate a ti mismo, para demostrarte que eres capaz de ser Day Trader antes de cortar el cordón umbilical y dejar de compaginar el trading con el trabajo.

Lleva un registro de todas tus operaciones de trading en una bitácora o diario de trading y analiza tus resultados, ya sea auditándolos a través de páginas como myfxbook o desde tu propio historial de operaciones de Metatrader. El caso es que seas metódico y que veas una auténtica progresión en ti que te confirme que ha llegado el momento.

Mientras tanto, no te apresures sigue con tus hábitos normales de trading y no tengas prisas.

No tengas prisas, piensa que no es una desgracia el compaginar el trading con el trabajo. La auténtica desgracia es dar un salto al abismo sin saber lo que te espera. Y sobre todo sé coherente contigo mismo, con eso seguro que ya tendrás parte de tu camino recorrido para ser day trader profesional.