Crear una sociedad limitada hoy en día

El otro día me preguntó un amigo la posibilidad de crear una sociedad limitada relativa a los negocios de intermediación, sobre un tipo de productos muy conocidos hoy en día.

La verdad es que no sé como hago, pero finalmente acabo dando consejos a todo el mundo por temas totalmente dispares, por lo que finalmente accedí a recomendarle que se pusiera en contacto con Affiant y que le asesorasen directamente.

No obstante por cortesía de amigo (hay veces que hay que hacer de tripas corazón), nos pusimos a investigar juntos los requisitos necesarios para constituir una sociedad limitada (tengo que confesar que yo también estaba interesado en el proceso) y la verdad es que acabamos aprendiendo ciertos consejos realmente interesantes que muy de seguro acabaré incluso aplicando a mis presentes y futuros proyectos.

Datos curiosos acerca de la constitución de nuevas empresas

A la hora de constituir una sociedad limitada, debemos tener en cuenta ciertos aspectos relativos a trámites administrativos como podría ser mediante la consulta a través de diferentes asesorías especializadas y algún que otro consejo relativo a los modelos y plan de negocio.

No obstante, reconozco que el proceso es algo tedioso y muchos prolongan el hecho de crear una sociedad limitada por considerar que es algo realmente complicado. Recalcar que tedioso no tiene por que considerarse complicado y si recurrimos a los servicios de profesionales, el camino puede allanarse considerablemente.

Siguiendo con nuestra investigación de campo, dimos con un dato curioso acerca de la estadística de sociedades mercantiles actualizada a día de hoy.

¿Os parecen muchas o pocas sociedades limitadas? Seguro que si estos datos los comparamos con los obtenidos por el INE en años anteriores podemos salir de dudas (os recomiendo que miréis por vosotros mismos y seguro que os llevaréis alguna sorpresa).

No obstante parece que efectivamente, aunque los datos más recientes no los tengamos, el gobierno ha publicado algunos datos sobre la creación de sociedades limitadas que es esperanzador y es que aunque tímidamente, parece que la fuerza emprendedora va cobrando fuera en España y eso es sinónimo de que algo está cambiando (a mejor).

De igual modo y volviendo al caso de mi amigo, lejos de amedrentarse, decidió seguir adelante y a día de hoy está a la espera de un par de certificados para empezar, como se suele decir, “a todo gas”. 

La verdad es que casos como empresarios y emprendedores con relativo éxito, muchas veces no sabemos como han llegado donde están pero es precisamente porque optaron por un camino aun sabiendo que éste iba a ser más complicado de lo que parecía.

En fín, definitivamente le deseo todo lo mejor a mi amigo Miguel al que dedico este artículo y le auguro muchos éxitos.