Créditos online, una solución diferente para cada tipo de persona

La proliferación de demanda por parte de algunas familias de créditos de bajo capital, ha causado la evolución de los créditos convencionales en diferentes tipos de créditos rápidos online que varían dependiendo de la empresa donde los solicitemos.

En este sentido, estamos asistiendo a una auténtica eclosión de diferentes tipos de créditos online que se ofrecen a través de una cantidad de empresas que también va creciendo para satisfacer una demanda cada vez mayor de este tipo de solicitud crediticia.

Ello nos hace  preguntarnos: ¿son todos los préstamos online iguales? ¿Podríamos establecer algún tipo de diferencia entre estos tipos de créditos online y los créditos convencionales? Y lo más importante, ¿qué diferencia existe entre un tipo de crédito solicitado a través de Internet y otro?

Por todo ello, vamos a responder a todas estas preguntas respondiendo algunas diferencias entre los distintos tipos de créditos online que se están extendiendo a día de hoy en la sociedad de consumo actual.

pedir un crédito online cada vez más accesible a través de Internet
pedir un crédito online cada vez más accesible a través de Internet

Clasificación de los diferentes tipos de créditos online 

En sentido vamos a analizar los créditos online según su naturaleza, el capital solicitado y sus plazos. Esta clasificación es algo flexible dado que los tipos de créditos solicitados a través de Internet, se van amoldando a la demanda del consumidor que no para de evolucionar en estos tiempos, donde la tecnología hace que todo se mueva más rápido. Así, los principales son:

  • Los créditos clásicos solicitados a través de nuestro banco online: Estos tipos de créditos clásicos, no dejan de ser una adaptación moderna al típico crédito o préstamo que solicitábamos anteriormente de forma física a través de nuestro banco tradicional. Las únicas variaciones que se han introducido en estos tipos de préstamos, son los telemáticos, dado que se han introducido ciertas mejoras en la gestión de estas solicitudes desde la llegada de los certificados electrónicos y el DNIe. No obstante, en muchos de los casos, siempre (o casi siempre) nos van a requerir en una parte final del proceso, la validez de estos créditos físicamente, bien ante notario o ante el típico gestor, con lo que sólo nos ahorraríamos una parte del proceso en la solicitud del capital deseado.
  • Los créditos rápidos online: En estos tipos de créditos, lo que se intenta buscar es una evolución a los anteriores pero intentando ahorrar tiempo en la gestión. El capital solicitado en estos tipos de solicitudes, suele variar dependiendo de la empresa crediticia o financiera, pudiendo llegar en algunos de los casos hasta 10.000 euros en una solicitud. El plazo de entrega suele ser bastante rápido, pudiendo llegar a gestionarse una solicitud en un plazo casi record de 24, 48 o 72 horas, variando también de la empresa y del capital solicitado. Con respecto al aspecto formal, sigue siendo necesario la entrega de documentación, ya sea a través de un formulario de la propia financiera o a través de un correo electrónico de contado que nos irán solicitando la documentación pertinente en formato electrónico (pdf por norma general).
  • Los microcréditos online: Para aquellos solicitantes que no requieren las cantidades de capital que podrían ser normales en los dos puntos anteriores y que por el contrario, consistieran estos tipos de solicitudes en poco capital para atender contingencias de última hora. Así están dirigidos a dirigidos a un perfil muy concreto de persona y su gestión, autorización de la operación y la entrega suele ser casi inmediata.

El éxito de los microcréditos online

Actualmente de los tres tipos de créditos online analizados,  los minicréditos online son los que están teniendo un gran auge sobre todo debido al desarrollo de plataformas para solicitarlos.

Su principal ventaja competitiva es su rapidez ya que pueden optimizar tiempo de gestión haciendo que prácticamente el proceso de petición y concesión de un crédito rápido online esté automatizado casi al 100%.

El proceso de devolución de estos tipos de microcréditos online también es muy sencillo, se hace mediante a través de pequeñas transferencias bancarias en el periodo de devolución marcado o mediante ordenación total del capital solicitado más los intereses propios de cada crédito.

En este sentido, su tiempo de devolución es relativamente corto, así varían entre los 30 o 60 días dependiendo de la cantidad solicitada.

Fuente información: Vivus.es