¿Quieres mejorar la curva de equidad en tu sistema de trading?

En este artículo quería compartir con vosotros uno de los secretos mejor guardados sobre los rendimientos a través de lo que se denomina curva de equidad (equity curve) de un sistema de trading.

equity curve o curva de equidad de ejemplo
equity curve o curva de equidad de ejemplo

Seguro que los que estáis familiarizados de un modo u otro a gestionar diferentes sistemas de trading, ya sean automáticos o manuales (discrecionales) habéis lidiado ya con las famosas curvas de equidad y su representación en un gráfico.

Estas lineas, son dibujadas en un gráfico histórico lo que representan es el estado de nuestra cuenta con un broker a lo largo del tiempo, con lo que mostraría cambios positivos como negativos en nuestro balance desde su comienzo.

¿Qué significa exactamente optimizar la curva de equidad?

La tarea de muchos de nosotros como inversores o traders, es procurar que el aspecto de nuestra curva de equidad siga varios principios fundamentales conocidos dentro de la auditoría de sistemas:

  • Tenga tendencia positiva a lo largo del tiempo (significará que nuestro rendimiento es el correcto).
  • No presente síntomas de agotamiento o “stagnation”.
  • Sea una curva lo más suavizada posible, las curvas de equidad con numerosos y pronunciados dientes de sierra es sinónimo de sistemas altamente inestables.

Tomadas estas consideraciones, se puede decir que, gracias al control del comportamiento de nuestra curva de equidad, arrojada por un sistema de inversión, podemos optimizar ostensiblemente el rendimiento de nuestro sistema ¿interesante no?. Pues sí, dado que nuestra curva de equidad será el fiel espejo donde debemos mirarnos en los mercados financieros.

Pero, ¿cómo vamos a suavizar nuestra curva de equidad de nuestro sistema si no tengo ni idea de programar?

Hay infinidad de formas de controlar el rendimiento de un sistema a través del control de la curva de equidad, la más sencilla es simplemente parando nuestro sistema de trading o dejando de operar cuando vemos ciertos síntomas o mensajes de alerta que nos está mostrando nuestra curva de capital acumulado.

Desde luego que hay métodos más o menos avanzados, desde sistemas automáticos que paran y arrancan, optimización a través de algoritmos quantitativos, etc.

¿Cómo detectar que “algo no va bien” en nuestra curva de equidad?

La mejor forma de identificar que “algo no va bien” con nuestro sistema a través de la lectura de la curva de equidad es a través del uso de diferentes sistemas de control que nos servirán para identificar que un sistema está dejando de funcionar correctamente o al menos deje de hacerlo igual de bien como hasta ahora. Podemos establecer diferentes técnicas de control para incorporar en nuestra curva de equidad que pueden ayudarnos a tomar las mejores decisiones.

sistemas de control de una curva de equidad en un sistema de trading
sistemas de control de una curva de equidad en un sistema de trading

A este tipo de alertas sobre los resultados de un sistema, yo lo llamo “meter en el taller al sistema de trading” porque lo que haremos es llegado el caso de que la curva se comporte de una forma poco atractiva, parar las operaciones de forma manual y “llevarlo al taller” o lo que es lo mismo, optimizarlo.

Ejemplo práctico de control de la curva de equidad

Imaginemos que nuestra curva de capital ha chocado a la baja con nuestra media móvil de 100 sesiones… ¿qué haríamos? pues según los criterios de control de la curva de equidad, directamente apagarlo porque no queremos encontrarnos con una racha de pérdidas histórica o un gran susto para nuestra cuenta de trading.

control de curva de equidad
control de curva de equidad

Otro ejemplo es si añadimos otro tipo de controles como un indicador de banda de bollinger inferior a nuestra curva de equidad, esto también nos ayudaría a controlar de una forma más sofisticada a una media móvil nuestra curva de equidad porque tendríamos más en cuenta la propia volatilidad arrojada por nuestro sistema. ¿Interesante verdad?.

En este sistema de control aplicado a nuestra curva de equidad podríamos establecer que directamente no operase un sistema si la curva de equidad está por debajo de su media móvil, de este modo podríamos ahorrarnos algunas operaciones perdedoras que se esperan tras entrar en racha de pérdidas (drawdown).

El problema de este tipo de sistemas, es que se pierde la oportunidad de recuperación tras racha de pérdidas porque también nos perdemos la oportunidad de obtener operaciones con ganancias las que se suponen que deberían sacarnos del “DD”.

Otro ejemplo para establecer un mecanismo de control

Pero, ¿y si vamos a tratar de otra cosa?
En lugar de perder un comercio cuando el patrimonio es inferior a la media podemos duplicar su tamaño y actuar no sólo con encender o apagar un sistema de trading, sino jugando con el “tamaño de nuestra posición”.

Las reglas serán simples de nuevo:

  • Si la curva de la equidad actual está por encima de su media móvil seguir las operaciones con su tamaño original.
  • Si la curva de la equidad actual está por debajo de su media móvil duplicar la posición en la nueva señal de entrada.

En este caso, estamos especulando que después de pocas pérdidas, vendría la operación ganadora y nos gustaría utilizar el doble de tamaño para obtener el doble beneficio de ella.

El proceso de optimización de un sistema o simplemente parada “cautelar”

Cuando tomamos la decisión de que el sistema ha dejado de funcionar por diferentes motivos (excesiva volatilidad, cambios radicales en los mercados etc…) podemos tomar la opción de:

  • Dejar que la tormenta pase (parar el sistema de trading y arrancarlo pasadas unas sesiones).
  • Hacer que se ajuste el tamaño de la posición en consecuencia.
  • Mandar directamente a optimizar el sistema a través de evoluciones quantitativas o genéticas (depende del software que usemos).

La opción que tomemos afectará ligeramente ya de por sí a la curva de capital porque recordemos que de continuar un sistema trabajando de forma errónea sería como “navegar a la deriva”.

El segundo punto, requiere que se incorpore a nuestro sistema los criterios básicos de position sizing y money management, haciendo de una forma dinámica que nuestro sistema disminuya o aumente las posiciones en los mercados.

El tercer punto obviamente requiere ciertos conocimientos a nivel de desarrollo de sistemas y de diseño por lo que no es apto para cualquiera, pero si podemos tomar la decisión de directamente apagar nuestro sistema de trading y eso si que está al alcance de todos nosotros.