El comienzo de los sistemas automáticos de trading

Los sistemas de inversión tal como los conocemos hoy en día, no son más que la evolución como consecuencia de las mejoras a nivel tecnológico, de procesamiento de datos y de comunicaciones que hemos experimentado las últimas décadas.

Lo que hoy en día conocemos como algo casi normal dentro del ecosistema de los mercados (nos referimos al uso de sistemas automáticos de trading), antiguamente era impensable, porque aunque la matemática y la probabilística estaban en cierto modo contemplando sucesos propios de los mercados. Era imposible disponer de máquinas capaces que calculasen los datos recibidos de los mercados y pudiesen actuar en consecuencia.

Anteriormente a la década de los 80, quizás podríamos considerarla la prehistoria del trading cuantitativo y algorítmico.

La evolución de los sistemas de trading en los mercados

Desde el punto de vista del inversor a medio y largo plazo, los procesos de negociación tradicionales, han sido sustituidos también por sistemas electrónicos.

Los primeros sistemas en tener éxito fueron la introducción de órdenes especiales semi-automáticas en el trading, como podrian ser:

  • las órdenes del tipo “stop-loss”
  • las órdenes órdenes del tipo “iceberg”

Este tipo de órdenes de trading de naturaleza semi-automática, fueron introducidas ya a finales de la década de los 80. Siendo desde 1987, y cada vez más debido a la cada vez mayor potencia de los equipos informáticos, se desarrolló un nuevo concepto de trading a través de sistemas más sofisticados que fueron conociéndose como sistemas automáticos de trading.

La llegada del trading cuantitativo y la evolución de los primeros sistemas automáticos de trading

Un modo de trabajar consecuencia del nuevo método de negociación, consistente en la programación de algoritmos y “reglas” que un ordenador interpreta y utiliza sin intervención alguna del ser humano más allá de la programación de las reglas en sí.

El volumen atribuible a este tipo de operativa es cada vez mayor, aunque difícil de cuantificar con exactitud. Según estimaciones de la firma americana “WEDBUSH”, el porcentaje de volumen negociado que representa el “HFT” (High Frecuency Trading o trading de alta frecuencia) ronda el 70%, con lo que no hay que restar importancia al uso cada vez mayor de los sistemas automáticos de trading y los algoritmos de alta frecuencia.

Efecto del uso del trading de alta frecuencia “HFT”

El resultado inmediato de este efecto es el incremento de la volatilidad y el volumen de los mercados. Por ejemplo, durante la primera mitad de 2011 el volumen medio de negociación en el S&P 500 era de 7,5 billones de acciones, y la volatilidad, medida con el índice VIX de la CBOT, era del 18,04%. Del 1 de agosto al 10 de agosto del mismo año, el período de mayor actividad de las firmas de HFT, el VIX creció hasta un 32,69%, mientras que el volumen se incrementó un 80% hasta los 13,6 billones de acciones y el índice se dejó un 13%.

Ante este escenario podemos deducir que el trading basado en el análisis técnico más tradicional en los espacios más cortos de tiempo se verá siempre superado por el trading con algoritmos informáticos, principalmente aquellos basados en el markettiming.