El hombre contra la máquina en el trading. Los riesgos del trading discrecional.

Hablaremos en este artículo titulado como “El hombre contra la máquina en el trading” para hablar de los riesgos que conlleva el tomar decisiones haciendo trading discrecional. Entiendiendo como trading discreccional a la forma manual de operar en los mercados dependiendo de la propia interpretación y juicio del trader.

Sobre el mito del 95% de fracasos en el trading discrecional

¿Nunca te has parado a pensar el por qué esa mítica frase de que sólo el 5% de los traders gana dinero en bolsa, quedando por el camino el 95% restante? La respuesta la tenemos en este artículo donde profundizaremos en explicar las razones por las que puedes formar parte de ese 95% y qué métodos alternativos tienes para evitarlo.

Lo cierto es que los pocos que sobreviven, en el medio o largo plazo acaban dejando esta profesión por una sencilla razón y es que como afirma nuestro gran maestro y trader Ramón Serra Badía :

el trading es la profesión mas cómoda y difícil que existe hoy en día

No le falta razón porque el trading discrecional que conocemos (el trading manual de toda la vida u hombre contra la máquina) desgasta bastante  a nivel emocional, tanto que los que no pierden por una correcta gestión monetaria acaban dejarlo por “prescripción médica”.  Y lamentablemente es así, muy pocos traders que he conocido a lo largo de este camino pueden afirmar que mediante el uso de técnicas convencionales o avanzadas en el trading han podido lograr una consistencia para poder afirmar que es posible vivir del trading sin disponer de un capital abultado.

No olvidemos que parte del juego consiste  en que no disponemos de un capital x -> nuestro broker nos provee liquidez -> y asumimos más riesgo.

Gráfico que nos hace ver la peligrosidad del beneficio asociado al riesgo asumido en inversiones u operaciones de trading
Gráfico que nos hace ver la peligrosidad del beneficio asociado al riesgo asumido en inversiones u operaciones de trading

El truco del feriante, dar una escopeta trucada al cliente

No podemos afirmar que la mayoría de los brokers “trucan la escopeta” como si fuera una “Feria de pueblo”, pero si es podemos afirmar que ellos saben con detalle, cual es la naturaleza del comportamiento humano y de cómo adoptamos ciertos patrones de comportamiento cuando realizamos operaciones bajo presión, con problemas personales, o simplemente queriendo remontar una operación perdedora.

El peor enemigo que tiene el trader es él mismo, dado que nuestra condición humana nos hace esclavos de reacciones totalmente ilógicas estando sometidos bajo presión.  Lo cierto es que al igual que el riesgo en la vida cotidiana nos hace ser héroes (el adolescente que salva la vida de una viejecita por la calle sin pensarlo) también nos juega malas pasadas en otros campos como el trading (asumir cada vez más riesgo, saltarnos nuestras propias normas, comportamientos autodestructivos etc…)

Muchos traders discrecionales tienden a echar la culpa al vecino de ahí el título de este sub-apartado pero lo que desconocen es que además de que nuestro broker nos haga saltar stops quizás el máximo culpable de que la operación sea tan traumática es la persona ya sea por los factores que sea  (excesivo riesgo, desconocimiento, operaciones impulsivas etc…)

Una estrategia o sistemas de trading puede ser rentable, con menos del 50% de aciertos, si deja correr los beneficios y corta pronto las perdidas. El problema de este tipo de operativas es el factor psicológico, que es más difícil de llevar.

A la mayoría de los traders o inversiores que operan en mercados de derivados y forex, les gusta realizar muchas operaciones a lo largo del día (con técnicas de “day trading” o incluso haciendo “scalping“), con perdidas muy controladas, depreciando la objetividad de los resultados, se convierte casi en adicción, y más cuando se producen los drawdowns, al intentar recuperar lo antes posible las perdidas, que es cuando vienen los fallos por el exceso de apalancamiento que produce la disminución del capital de la cuenta de forma exponencial, que casi seguro llevará al fracaso y cierre de la cuenta.

La explicación de nuestro fracaso como traders haciendo trading discrecional, nuestro cerebro

A parte de la cuestión psicológica, muy pocos se han parado a pensar en la propia estructura neuronal del ser humano y por qué adoptamos vicios de comportamiento en todas las facetas de la vida incluyendo como no, el trading discrecional donde estamos sometidos a cargas emocionales “extremas”. Disculpad que saltemos a un plano totalmente distinto, pero creo conveniente que nos paremos en analizar el principal culpable que tenemos de que no realicemos las operaciones de trading correctamente y que sea el hombre el peor parado en este dilema que he propuesto como “El hombre contra la máquina en el trading”:

La amígdala, la principal culpable de nuestras operaciones impulsivas, con sobreapalancamiento etc...
La amígdala, la principal culpable de nuestras operaciones impulsivas, con sobreapalancamiento etc…

Muchas de nuestras decisiones impulsivas son paradas o frenadas por nuestra área orbitofrontal del cerebro que se encargará de “aplacar esa bestia primitiva” que llevamos dentro gracias a la amígdala. Pero sometidos a largos periodos de estrés o incluso un periodo muy corto pero intenso (algún acto poco esperado repentino), es posible que realicemos acciones poco lógicas de las que nos podamos sentir orgullosos o arrepentirnos a posteriori.

¿Cúantas veces te has parado a pensar en tu operación perdedora y te has dicho a tí mismo…. pero por qué entré aquí si mis indicadores me decían lo contrario? Pues aquí amigos lectores es donde nos damos cuenta que si no tenemos un control sobre nuestros comportamientos impulsivos, mejor reorientar nuestros esfuerzos en contar con la máquina (robots, EA, sistemas automáticos etc…) en el trading en definitiva, los sistemas automáticos de trading.

Quizás seas el trader que más libros de bolsa o libros de trading ha leído donde se trata miles de técnicas de análisis técnico, técnicas avanzadas de trading etc… pero amigos, si tenemos una predisposición a realizar actos impulsivos en nuestra vida cotidiana, desgraciadamente estamos predestinados a encontrarnos esa operación de trading perdedora que acabará por dejarnos fuera de juego.

Un sistema manual, varios resultados. ¿Por qué?

También hay numerosos estudios que han demostrado que un mismo sistema discrecional (manual) con normas estudiadas y entrenadas, han producido resultados dispares al trasladar estas normas al operador de carne y hueso.  Es por ello que el sistema manual más efectivo del mundo puede producir auténticos desastres en cuentas gestionadas manualmente y es la percepción de la realidad del ser humano el que hace identificar patrones, entradas y salidas de mercado sólo por el simple hecho de estar ante una situación de presión ambiental.

Es por ello por lo que no todo trader necesita un sistema en concreto, el operador debe encontrar un sistema que se adapte a su forma de ser y no forzar esta relación porque puede producir efectos negativos y lo que es peor, sufrir un %DD del que nunca se pueda recuperar.

¿Entonces hay alguna solución? Claro que la hay, los sistemas automáticos de trading (SAT)

El dilema está servido, ¿qué uso sistemas de trading automáticos o sistemas discrecionales?
El dilema está servido, ¿qué uso sistemas de trading automáticos o sistemas discrecionales?

Una de las posibles soluciones para descargarnos de ese posible desgaste causado por situaciones estresantes de forma continuada y agotarnos, es recurrir a los Sistemas Automáticos de Trading (SAT).

Como comentábamos en nuestro análisis de por qué realizamos ciertas acciones bajo situaciones de extrema tensión, quizás la solución a estos posibles problemas sea el uso de los Sistemas Automáticos.

Esto nos ofrecerá una tranquilidad tremenda y más si eres tú el que los desarrolla, no obstante hay empresas muy solventes a nivel técnico que desarrollan sistemas automáticos muy fiables y robustos.

Sin duda puede ser la solución a ese perfil de trader que tiende a realizar operaciones de forma impulsiva, incapaz de seguir sus propias normas de trading durante mucho tiempo ¡y que es víctima de las órdenes que le emite esa pequeña parcela de su cerebro que es la amígdala! (tampoco seáis muy crueles con esta piececita de nuestro cerebro, ¡la amígdala ha convertido a heroes a muchas personas a lo largo de la historia de la humanidad!).

 Pero tengo una pregunta, además de lo mencionado, ¿por qué operar un sistema automático? ¿y no hacer trading discrecional? (Sobre todo en time frame menores)

Pues la respuesta es bastante sencilla y contundente:

  1. No es un trading emocional, nuestros resultados no dependerán de nuestro estado de ánimo (haber discutido con el jefe o mujer etc…).
  2. No depende de factores ambientales (ruido, problemas de concentración del operador)
  3. Es 100% objetivo este estilo de trading y no se presta a una interpretación del operador (en situaciones de stress nos podemos engañar a nosotros mismos y ver patrones gráficos donde no los hay).
  4. El rendimiento del  sistema automático es medible y podemos tenerlo controlado a través de diferentes herramientas especialmente diseñadas para auditar sus resultados.

Con esto amigos queremos dejar claro, los riesgos que conllevan realizar ciertas operaciones en los mercados sobre todo si nuestra decisión está sometida a elementos subjetivos como es propio de un sistema de trading discrecional. Este tipo de estrategias manuales requieren ciertas habilidades propias del trader que no todo el mundo tiene y que incluso son difíciles de conseguir incluso con miles de horas de experiencia en nuestras espaldas.

Summary
Review Date
Reviewed Item
Los riesgos del trading discrecional
Author Rating
4