Las emociones en los mercados. El Psicotrading

Una de las cuestiones más menospreciadas por parte de los novatos en el trading quizás sea la cuestión del psicotrading o lo que es lo mismo, el control emocional a la hora de enfrentarse a los mercados financieros.

Cuando una persona decide hacerse trader y lo más importante, decide abrir una cuenta real con un broker online, se percata de lo difícil que es establecer criterios aún habiendo estado entrenado a nivel técnico para ello. Esos sentimientos que salen a aflorar forman parte de lo que se ha conocido como “Psicotrading”.

Las decisiones en los mercados y la cuestión emocional

Al decidir hacer trading (sobre todo en el caso del Day Trading cuando es más difícil de identificar las tendencias), una de las cosas más complicadas quizás sea la toma de decisiones que deben formar parte de un sistema de especulación en los mercados:

  • Nivel de entrada
  • Nivel de riesgo o stop-loss
  • Nivel de salida u objetivo

Considerando estos factores, un operador de bolsa puede estar más o menos lúcido, pero las emociones y sentimientos contradictorios, al estar gestionando un capital (o peor aún estar haciendo trading con un capital superior al de la cuenta del broker online), salen a flote.

El Psicotrading forma parte del trader discrecional

Esto aunque para algunos inversores o especuladores resulte evidente, es muy importante de tenerlo en cuenta dado que, no existirían esas emociones negativas que pueden alterar nuestra percepción (euforia, decepción, frustración, cólera, miedo, codicia, ira etc…) si las decisiones fueran tomadas por una simple máquina.

En el momento que todo un sistema de trading, pasa el filtro de nuestro cerebro, ya forma parte aunque estemos entrenados de nuestra propia interpretación, con lo que en cierto modo el trading discrecional es control de uno mismo.

La disciplina el principal arma usada en el psicotrading para aplacar nuestros sentimientos

En cada operación de trading que tomemos, a pesar de poseer una estrategia de trading bien acotada y delimitando el riesgo e incluso bien diseñada en cuentas “demo”, es sensible a otro tipo de elementos que no forman parte en sí de una estrategia de day trading, sino que al intervenir la acción humana, ya se alteran los resultados (normalmente para mal).

Es por esto por lo que la mejor forma de que el factor humano no desvirtúe una estrategia de inversión con esperanza positiva, es mediante la práctica y la repetición, o lo que es lo mismo, la experiencia.

“¿Qué hace que un escolta de baloncesto acierte un triple en los últimos segundos de un partido? ¿Se deja atenazar pensando en lo que se está poniendo en juego?”

En absoluto, nuestro ejemplo (el escolta de baloncesto) sabe que debe convertir su tiro experior en lo que ha estado haciendo desde que es profesional, un tiro mecánico como los miles que ha tenido que hacer antes de jugar ese partido.

En el caso del trading se trata exactamente de lo mismo. Por norma general, muchos de los nuevos inversores acaban siendo presa del pánico en una racha de pérdidas (drawdown) o acaban con sentimientos autodestructivos al ver que no le sale bien su sistema, desconociendo que justo después de que perdiese los nervios, era la operación por la que estaba esperando toda la jornada.

Una misma estrategia de inversión, explicada y delimitada en sus indicadores y patrones de entrada y salida, es sumamente difícil que obtenga los mismos resultados si es tenida en cuenta y ejecutada por diferentes personas. Eso le da suma importancia a todo lo que hemos comentado acerca de la gestión emocional o psicotrading.

El secreto del psicotrading y del éxito en el trading. Conócete a ti mismo

 Tal como reza una frase muy enigmática pero importante en el templo de Delfos, en honor al dios Apolo, se hallaba la inscripción:conócete a ti mismo

Con esto tendremos quizás gran parte del camino recorrido dentro del estudio de las emociones en los mercados o psicotrading.