Emprendedores a la fuerza. Un nuevo modelo social.

Estamos asistiendo a un auténtico cambio en el modelo económico a escala mundial, que no sólo está ocasionando un cambio en los hábitos de consumo de cada uno de los habitantes de este planeta, sino que además, esta re-dibujando por completo, todo nuestro concepto sobre modelos económicos existentes y clases sociales.

El inútil intentar negar esta evidencia, es más, creo que lo inteligente sería ir preparándose para las consecuencias que vamos a sufrir como parte de un engranaje que aún no sabemos si funciona.

En el presente artículo, vamos a hablar de esas personas que por circunstancias externas, crisis económicas, pérdidas de nivel adquisitivo; vana tener que formar parte de ese entramado nuevo que muchos lo denominan “emprendedores a la fuerza”.

Pasamos de un modelo de productividad creativo a un modelo de productividad impuesto.

emprendedores a la fuerza un nuevo modelo social
emprendedores a la fuerza un nuevo modelo social

La verdad es que es bastante triste, que miles de personas en edad activa laboral, se ven obligadas a trabajar en condiciones “alegales”, bien por culpa de una falta de previsión por parte de los estados gobernantes, o bien por una total ineficacia a nivel administrativa de los Estados (o ambas cosas).

En el caso de España, ya clama al cielo, aún haciendo “amagos” que puedan beneficiar a los emprendedores a la fuerza, estamos a años luz de ese caldo de cultivo que favorezca el crecimiento de ideas innovadoras en el estado español.

Ahora no me digáis que la tarifa plana para nuevos emprendedores, se cubre esa parcela perdida y que veníamos demandando desde hace ya muchos años. La verdad es que los autónomos y los emprendedores a la fuerza, aún a día de hoy, siguen siendo el primer eslabón en el tejido productivo del país y si no empezamos por ahí, no podremos seguir creciendo.

Del paro a emprendedores a la fuerza. Maquillando resultados.

Y es que esto de poder capitalizar el poco paro que les queda a las últimas víctimas de las reformas laborales, parece como una solución cortoplacista de este país donde tiene mucho que demostrar. Las noticias sobre población activa o altas en la Seguridad Social no miden el tipo de trabajo desempeñado por estos “nuevos trabajadores”, que cotizan cinco días al mes o un mes al año. Es una auténtica vergüenza como muchos preferimos mirar a otro lado ante esta nueva problemática a la que nos vamos a enfrentar la sociedad española.

El desasosiego en el panorama nacional y en los jóvenes es tal, que muchas veces ves caras de resignación jugando todos a dejar pasar el tiempo y esperar que ocurre.

Mi opinión es que aún hay mucho camino que recorrer a nivel fiscal y jurídico para proteger el sector de pequeñas empresas y emprendedores para que logremos salir de este resfriado que tenemos agarrado desde hace ya bastante tiempo.