Entendiendo la Matriz de Inversión de Boston Consulting Group

En el presente artículo, vamos a explicar algunos conceptos, que ayudarán a entender mejor la famosa Matriz de Inversión del BCG (Boston Consulting Group).

De forma general, podemos afirmar que la llamada Matriz de Inversión, fue inspirada sobre la Teoría del Ciclo de Vida del producto y es publicada en el año 1968. Este tipo de herramienta financiera, tiene como objetivo, situar los diversos productos que forman parte de una empresa cualquiera, el potencial de negocio de la misma, sobre una matriz clásica que se compondrán básicamente en un eje de ordenadas y otro de abscisas.

Dos ejes que nos ayudarán a entender la Matriz de Inversión

la matriz de inversión del BCG
la matriz de inversión del BCG

La forma de representación, no deja de ser una especie de cuadrante donde:

  • Se situará en su eje vertical el ritmo de crecimiento dentro del mercado en el que nos movamos.
  • En el eje horizontal intentaremos plasmar el nuestra implicación en el mercado.

Por consiguiente, la interpretación es básica con la salvedad que la interpretación debe hacerse de derecha a izquierda, justo al revés de lo que estamos acostumbrados a interpretar.

Es como nuestros productos que queremos exponer en el mercado se deben situar en uno de los cuadrantes dibujados, tratando de obtener una calificación del mismo y la estrategia que debemos realizar para maximizar los beneficios.

La categorización de los productos en base a la Matriz de Inversión

la matriz de inversión
la matriz de inversión

Podemos en base al ejemplo gráfico que hemos situado realizar las diferentes clasificaciones:

Los productos incógnita dentro del cuadrante de la Matriz de Inversión

Los conocidos como “productos incógnita”. Dentro del cuadrante ejemplo que hemos puesto, corresponderían a los situados en el cuadrante de la zona superior derecha. Estos tipos de productos están situados en aquellos mercados que suelen experimentar un crecimiento fuerte y con un ritmo relativamente saneado, por norma general al estar en economías que crecen a buen ritmo, se tenderá a su vez consumir recursos a una misma velocidad. Por el contrario, nuestra participación es relativamente baja y se espera en consecuencia pocos beneficios.

La evolución es que si estos tipos de productos marchan bien, se convertirán o evolucionarán en productos estrella, pero si no son bien aceptados, se convertirán en productos del tipo “Perro”. Nosotros como inversores y empresarios, debemos buscar lograr una mayor presencia en este tipo de mercado y si por algún casual no logramos posicionarnos correctamente, debemos automáticamente reducir nuestra exposición en dicho mercado, antes de (siguiendo el símil gráfico), arroje un comportamiento con cifras caninas.

Los productos categorizados como “Productos Estrella”

Estos tipos de productos que están situados siguiendo el símil gráfico en la parte superior izquierda de la Matriz de Inversión, formarían parte de aquellos mercados que están demostrando bastante actividad y que además están demostrando ciertas ganancias positivas, con lo que al formar parte de una fase en los mercados dinámica, el crecimiento o rentabilidad es mayor. La evolución típica de los productos categorizados como “Productos Estrella” en la Matriz de Inversión, suelen convertirse con el tiempo en llamadas “Vacas Lecheras” en una fase de madurez del producto.

Consciente de ello, la empresa debe tomar las medidas necesarias para potenciar este tipo de productos estrella, dado que con el tiempo se convertirán en el producto base mediante el cual pueda mantenerse cualquier negocio o empresa en el medio o largo plazo, signo de supervivencia.

En cuanto a estrategias de inversión, todos los recursos deben ir orientados a fortalecer y estimular este tipo de productos por el bien de la compañía a largo plazo.

Los productos conocidos como “Vacas Lecheras” dentro de la misma Matriz de Inversión

Estos tipos de productos pueden ser identificados en la Matriz de Inversión dado que están en la zona inferior izquierda de la misma. Aunque si es cierto que estos tipos de productos suelen ofrecer un retorno considerable, el crecimiento es relativamente lento debido en parte a la madurez del producto o mercado. De igual modo, estos tipos de productos formarán parte de la parte central de la estrategia de inversión de una empresa por la sencilla explicación que con una pequeña inversión, se genera una buena rentabilidad.

Gracias a las plusvalías o rentabilidades obtenidas de los productos “Vachas Lecheras” se pueden mantener otras lineas de negocio o inversión categorizados como “Productos Estrella” y “Productos Incógnita”. 

De igual modo, debemos mantenernos alerta de no arriesgarnos demasiado al realizar grandes inversiones en los otros tipos de productos si no queremos ver comprometido nuestro futuro en los años siguientes.

Y finalizamos con los “productos tipo Perro”

Estos productos están encuadrados dentro de la parte inferior derecha y podríamos considerar a los productos tipo Perro como parecidos a los categorizados como Vacas Lecheras pero debemos tener claro que nuestra participación es baja y los retornos son de igual modo bajos.

Es por ello por lo que debemos controlar nuestras inversiones también deben ser mínimas sobre estos tipos de productos. En este tipo de productos hay dos tipos de estrategias:

  • Las de acabar con inversiones de este tipo.
  • O mantener ciertos tipos de productos sin que afecte al conjunto.