Errores a evitar en tus inversiones

Si algo hemos aprendido hasta el momento, es que la linea que divide entre una buena inversión y una mala, es sin duda, muy fina. Para ello, trataremos de explicar en el presente artículo, los errores típicos a evitar en tus inversiones, si quieres tomarte en serio este mundo de las finanzas.

Detrás de cada decisión importante para tu futuro financiero, se esconde una serie de conclusiones que hemos podido tomar de forma premeditada o de forma instintiva, influenciado por nuestro estado de ánimo etc…

Sin duda, quizás uno de los factores que debemos tener más controlaos, es el de nuestra impulsividad que nos hace obrar con demasiada precipitación y que nos conduzca irremediablemente a una mala decisión de compra ya sea en mercados de acciones, inmobiliarios u cualquier otro. Los mejores inversores son aquellos que mantienen su sangre fría y no les tiembla el pulso a la hora de cortar la hemorragia en caso de tomar una decisión errónea y sobre todo, no actuar presa del pánico o la euforia.

Os invitamos a que toméis asiento y leáis con calma estos errores típicos que se suelen cometer sobre todo por aquellos inversores novatos que carecen de experiencia a la hora de invertir su capital.

Uno de los errores a evitar en tus inversiones: La impulsividad.

La toma de decisiones en las inversiones, forman parte de los planes que deben acompañarte desde ahora y siempre si quieres tener unos ingresos con cierta consistencia, quizás uno de los errores típicos que debes evitar a la hora de mover tu capital, sea la de pecar de impulsivo y entrar en una espiral de movimientos que nos conduzcan a diluir nuestro capital en demasiadas operaciones que puedan propiciar un mayor porcentaje de pérdida al “sobre operar”, o lo que es lo mismo, realizar demasiadas operaciones en los mercados.

Para evitar ese descontrol de nuestras operaciones, lo que planteamos es que tengáis una serie de normas sobre las cuales gire vuestro plan de inversión, lo que consideramos como un “plan de negocio” o “plan de inversión” que debamos ejecutar sin atender a nuestra parte emocional del cerebro, debemos ser por lo tanto, un reloj suizo para elaborar nuestro plan de inversión y ejecutarlo con la misma eficacia lejos de someterse a criterios subjetivos.

Para evitar cometer errores intenta diseñar desde cero tu plan de inversión

Para plantearte tu plan de inversión intenta hacerte a tí mismo, las siguientes preguntas:

  • ¿Con qué capital cuento para invertir y sobre todo que capital puedo necesitar a medio o largo plazo?
  • ¿Qué rentabilidad busco con mi capital y cuales van a ser mis objetivos financieros?
  • ¿Cuanto tiempo quiero destinar a invertir mi capital?
  • ¿Realmente voy a necesitar ese capital que voy a invertir en los próximos meses?
  • ¿Cuento con la formación y experiencia necesaria para operar sobre este activo financiero?

Muchas personas lo comentan, pero es totalmente cierto, otro de los factores que te pueden ahorrar disgustos a medio y largo plazo con tus inversiones, sea la de ser lo suficientemente críticos con nosotros mismos y no cometamos errores típicos de principiante ocasionados por la precipitación, miedo o codicia. Hay muchos tiburones en el mar, no permitas convertirte en una presa de ellos y al menos, se lo suficientemente inteligente para no caer presa de ellos.