Financiarse a costa de los empleados. Un email desesesperado

Escribo este artículo dentro de la sección de “Opinión”, porque me he visto obligado a evidenciar uno de los miles problemas que está arrastrando esta crisis económica que parece que no tiene fin y que también parece que la pagamos los de siempre. He recibido un email personal donde un lector nuestro al cual estimo bastante, me narraba dramáticamente las prácticas deshonestas de su empresario para el cual había dedicado prácticamente toda su vida laboral. Parecía una queja lanzada al aire como si yo tuviera respuesta a todos sus problemas (ojalá así fuera), con lo que si me permiten lo relataré conservando el

En este email, me contaba punto por punto, toda clase de ilegalidades que se estaban cometiendo y nadie hacía nada por miedo a perder su puesto de trabajo (si se le podía llamar de esta manera). Realmente no se pueden dar muchos consejos en este sentido y más cuando el trabajador afectado está atrapado en una nube de gastos que se comen el poco jornal que consigue tarde y mal.

Pero sí hay dos vías escapatorias para este tipo de personas que se ven atrapados en una empresa sin futuro y que no ven la luz al final del túnel . Una vía es la legal (a través de denuncias a inspección de trabajo o por el juzgado de lo Social) y la otra no menos arriesgada pero más motivadora es la de emprender (también se puede optar por las dos a la vez está claro).

A nivel global pienso que las cosas se han hecho bastante mal, tanto en la idea conseguir un modelo económico único que impere sobre los demás como en la forma de alcanzar los objetivos por parte de los grandes Estados. Si la intención era de forzar un paso a un mundo ultra-liberal, deberían haber empezado por los derechos de lo que yo llamo “casta política”. Este país tiene ese olor característico a humedad, óxido y antiguo (todo junto) y es que tenemos una administración que funciona como la Santa Inquisición, un Estado que ha perdido poder frente a una Comunidad Europea que dicta y ordena bajo la presión de la Banca.

Bajo este prisma desolador (los medios se encargan de repetirnos hasta la saciedad en que no hay salida), hemos asistido a una intoxicación continua originada por la clase política que vive comiendo Whopper Completos desde el Olimpo de los Diputados y su propia esfera de la realidad, por supuesto con la idea de que son Dioses o Gigantes. Y es que como los Dioses Griegos, estos políticos son caprichosos y no son para nada justos, lejos de este concepto ideal de la justicia, juegan con el destino de millones de españoles en una sola carta sin importarles el futuro de su Estado.

Y es que el ciudadano de “a pie”,como buen Hoplita, sólo se limita a obedecer órdenes impuestas de “Papá Estado” y a limitarse a resignarse con que no hay otra alternativa u otro futuro (el fin de la Historia ha llegado). El trabajador de hoy en día se enfunda su escudo y lanza y va todos los días a su campo de batalla laboral en precario, entendiendo que no hay otra vía para su futuro laboral y su destino ya está preestablecido.

Hoplitas espartanos. La infantería griega.
Hoplitas espartanos. La infantería griega.

Creo que en España si hay muchos héroes que no portan laureles de la Victoria, pero así (sometiéndose al capricho de cuatro personas) no se cambia el destino de un país. Mi amigo (el del mail desesperado) se está equivocando en gastar sus últimos días en una empresa zombie que sólo le va a traer más disgustos.

Además de mi crítica constructiva a estos trabajadores resignados, quería criticar al empresario, anclado en ideas de la Revolución industrial, apenas sabe lo que es generar ideas productivas sin dañar al trabajador. Otra crítica que tengo, es acerca de la visión estratégica de los directivos de muchas multinacionales que veían el colapso bancario y sobre todo el tijeretazo de las Administraciones, pero no reorientaron su negocio aun a sabiendas que estábamos en mitad de un efecto dominó. Sólo actuaron cuando era demasiado tarde.

El último recurso del empresario o directivo inútil, es pensar que sus empleados son fuente de financiación, o que su base productiva es demasiado costosa, porque el banco de turno les financia en peores condiciones:

  • Se simulan ERES con datos falsos
  • Se fraccionan pagos tanto a proveedores como a trabajadores
  • No cuidan su tejido productivo en el caso de las consultoras (las verdaderas máquinas de hoy son los ingenieros, técnicos etc…).
  • El Marketing deja de ser interesante y se destierran a los creativos de una marca.
  • Se subcontrata la mano de obra a través de un tejido incontrolable de empresas (cesión ilegal de trabajadores, rondando la esclavitud).

Ya el último punto de presión, es no querer renovar los convenios laborales para conseguir más competividad a costa de quitar ciertos pluses que existían previamente en los convenios laborales y que claro está, no existen en el ET (Estatuto de los Trabajadores). Jugada maestra, nos quitamos de un plumazo el personal experto y contratamos a carne fresca y barata.

Fin de la historia y bienvenido Xi Jinping, gracias por enseñarnos como ser más productivos sin esforzarnos nosotros los directivos.

Las prácticas deshonestas y de mala fé se están extendiendo peligrosamente en el marco laboral

Las empresas Españolas (no digo todas, pero si muchas de muchas de ellas) están poniendo de moda y creando hábitos “molestos” para sus trabajadores. Esto obviamente entra en contraposición con el clima de creatividad y entusiasmo que debe tener una empresa del Siglo XXI y no del Siglo XIX (nótese el cambio del palito). Estas prácticas inhumanas que están dentro de muchos empresarios españoles (no todos afortunadamente) son:

  • Demorar la fecha de los pagos de sus trabajadores. (Pero pagar puntualmente los alquileres de sus propios bienes de la familia que ofrecían a su propia empresa)
  • Fraccionar pagos a sus trabajadores. (Fueron poco a poco dilatando el fraccionamiento de los pagos “hasta deber algún que otro mes”)
  • Bajar sus sueldos en “B”. (La práctica de cobrar salarios en “B” está extendida en España desde los tiempos de la memorable peseta)
  • “Regalar” horas extras en pleno expediente de regulación de empleo al personal de confianza.
  • Respuesta tibia por parte de algunos representantes sindicales.
  • “Pedir” arrimar al hombro a becarios. (Traducción: Trabajar el doble de horas y con responsabilidades iguales o superiores a vuestros compañeros de plantilla).
  • No poner el aire acondicionado o calefacción en los centros de trabajo variando las excusas peregrinas (no está formalizado el contrato de la luz, no aparecen las llaves del cuarto etc…).
  • Hacer cesiones ilegales entre empresas subsidiarias o contratistas amigos de la misma empresa.
  • No informar a los trabajadores de la situación real de la empresa, haciendo crecer los rumores y el miedo.

Mi pregunta es: -¿Es éste el futuro que queremos para nuestros hijos?.

Mi amigo (el del email desesperado) realmente el no va a trabajar con la ilusión y alegría que le caracterizaba años atrás,no, ahora va por temor día tras día de perder su trabajo. Posibilidad que le recuerda continuamente su encargado de sección como si fuera un mantra letal o los informativos de la televisión,  que le bombardean imágenes desesperadas y distorsionadas.

Reforma laboral. Mejora de productividad pero ¿qué modelo, el chino?
Reforma laboral. Mejora de productividad pero ¿qué modelo, el chino?

 Corrupción. ¡Que mal huele cuando baja la marea!

Por otro lado, cada año las rentas de los trabajadores hacen que cada vez se vean más empobrecidos. Pensionistas, mujeres y jóvenes-, se distancian paso a paso más del PIB per cápita, lo que denota que las rentas más altas se están concentrando cada vez más en menos manos. Las administraciones adoptan el salario mínimo interprofesional (SMI) para ajustar las rentas de los más necesitados, pero está perdiendo peso en relación a la riqueza generada y se encuentra en 728 euros en doce pagas, lo que significa un 32,6% por debajo de la barrera vasca del umbral de la pobreza. Por el contrario, los salarios de los empresarios, banqueros y de quienes nos gobiernan se encuentran muy por encima.

Otro ejemplo sería el de la presidenta de Banesto, Ana Patricia Botín, que se bajó el sueldo un 2%, hasta los 3,05 millones, y los directivos de BBVA se congelaron los salarios en 2009. Su presidente en ese momento, Francisco González, percibió en 2007 14,8 millones en retribuciones, 672 veces más que el salario medio de BBVA.

Por suerte están surgiendo voces de protesta desde todos los sectores (intelectuales, económicos, escritores, movimientos liberales hartos de mentiras) e incluso desde las redes sociales como Twitter, donde cada vez estamos sacando a la luz uno de los problemas que no se quiere destapar por parte de la “casta” político-banquera y es el de la corrupción a todos los niveles de la sociedad.

La corrupción en las altas esferas dirigentes ha hecho que este mal en este país “no trincar“, parece que se ha extendido una doble moral donde ya parece normal saltarse las normas, la legalidad o los derechos de cualquier ciudadano trabaje o no. Es más la gente protesta no porque les roben sino porque en el fondo es lo que les encantaría hacer a ellos mismos.

Socializar las pérdidas dentro del clima de pánico general dentro del entorno laboral

Los salarios de los trabajadores son, al menos, un 40% inferiores a la media europea y una parte importante de la población, en torno al 42%, obtiene rendimientos salariales por debajo del umbral de la pobreza, mientras que los bancos, cajas y empresas obtienen importantes beneficios.

Hay miles de trabajadores que van cada día a su centro de trabajo sin tener claro si van a cobrar este mes… pero en el fondo son felices consolándose al saber que “aún tienen un puesto de trabajo”. Mi pregunta es a mi lector : “¿por qué no intentas escapar de ese círculo vicioso?”. Gracias a la crisis están surgiendo bastantes ideas innovadoras para generar auto-empleo y aunque es cierto que las leyes y la hacienda no están a la altura debemos ser nosotros quien tiremos del carro y encontremos soluciones a nuestros propios problemas. Olvidémonos del Estado y olvidémonos de una vida laboral de 40 años en una empresa eso ya se ha ido para no volver.

 Olvidarse del concepto de trabajador y reinventarse a emprendedor

Genera ideas, crea puentes a tu futuro.
Genera ideas, crea puentes a tu futuro.

Parece que anta tanta destrucción de empleo y pisoteo de los derechos sociales ha hecho despertar a los ciudadanos y han visto que la España del funcionario o la España de yo me jubilé en Pegaso,Iberia en Madrid la Citröen en Vigo etc… ha desaparecido, nos encontramos en tierra de nadie y amigos, es el momento de actuar. No podemos estar parados, debemos ser Hoplitas, buenos soldados, pero si el Estado no cuenta con nosotros o nuestro Empresario cree que puede sustituirnos por dos becarios es el momento de idear un plan de fuga y reinventarse como trabajador sea de la manera que sea. Creando redes de compañeros autónomos, buscando portales de bancos de horas, explotar el boom de las redes sociales para posicionarse como microempresa. Todo eso es con una inversión mínima pero requiere que tu salgas de tu zona de Confort.

 Mi consejo personal contestando al email del lector

Mi consejo personal a mi lector (y a mi amigo… el del mail desesperado)  lo voy a transmitir a través de un vídeo muy interesante que vi hace tiempo. Debemos abandonar la zona de confort y dejar atrás esos círculos viciosos que nos hacen cada vez más infelices y mas esclavos.

Summary
Review Date
Reviewed Item
Financiarse a costa de los empleados
Author Rating
5