Tecnología para fomentar la colaboración en la empresa

Uno de los problemas más grandes en las empresas son aquellos se producen por barreras existentes en el equipo, esto no siempre es buscado, puede producirse de forma natural no tiene que ser por una lucha de egos o falta de compatibilidad con el equipo. Los casos más comunes de división de grupo son por las diferentes formas de pensar al momento de solucionar algún inconveniente. Pongamos un ejemplo rápido: un joven de 25 años no tiene la misma opinión que una de 30 o 40. La tecnología puede ser también un desencadénate para un descontento, pero lo que debemos ver en esto es la importancia de aprovecharse de todas las ventajas que sean posibles para aumentar los vínculos y así aumentar la productividad.

Utilizar las nuevas y  viejas antiguas interconexiones

La creación de nuevas tecnologías abre un nuevo campo o sistema de ayuda que va más allá de un simple correo o una llamada. La nueva tecnología permite hoy en día realizar un video llamado desde cualquier parte del mundo, sin necesitar un computador. Los servicios de almacenamiento en la nube, eliminaron las clásicas relaciones, pudiendo publicar la información que deseen de forma instantánea. Estos nuevos inventos, herramientas no deben verse como obstáculos que rompan esta experiencia, como algo que solo quiere reemplazar y retirar. Es un complemento de lo existente, para mejorar los canales de comunicación ya conocidos.

Evaluar el comportamiento

Las formas en que los miembros de una empresa colaboran no siempre es la adecuada, por lo que se implementan políticas de respeto y se evalúa a cada individuo, e incluso es bueno recomendar aquellos que fomentan estas líneas marcadas.  Los incentivos favorecen bastante el comportamiento de los individuos en una empresa. Esto es algo favorable para que cada empleado libere todo ese conocimiento que retiene, que se queda en las personas y no sale a la luz.

La colaboración es el pilar fundamental para trabajar con respeto y en afinidad con equipos, gracias a las nuevas tecnologías que simplifican enormemente el proceso, pero sólo son efectivas si existen estructuras y políticas que ayuden a alcanzarlo. Y claro personas mentalizadas para poder ver con buen ojo el cambio.