¿Me hago autónomo o me decanto por montar una empresa?

Cualquier emprendedor en sus inicios, se ha planteado el famoso dilema, de iniciar sus primeros pasos como autónomo o por el contrario, ir pisando fuerte a través de una sociedad mercantil y decidir montar una empresa o lo que hoy en día está cobrando cada vez más popularidad las empresas startup:

¿Me hago autónomo o monto una empresa para iniciar mi proyecto?

A lo largo del presente artículo, intentaremos dar algunas pinceladas del proceso y fases que formarían parte de tomar un rumbo u otro en nuestras carreras como emprendedores o empresarios. Dicho esto, decir que ambos caminos no son independientes y puede suceder que ambas circunstancias se den incluso a la par.

Hacerse autónomo o formar una empresa desde cero

Quizás, una persona decida por constituir una empresa y diga con decisión y aplomo, que monta una empresa. El emprendedor que decida dar sus primeros pasos como futuro empresario, debe tener presente que si tiene en mente lo difícil que es el proceso administrativo de inicio de la actividad y no decide dar el primer paso, jamás será capaz de darse cuenta de lo que podría haber conseguido. Es por ello que cualquier emprendedor debe de decirse a sí mismo:

¡Soy capaz, sé lo que quiero hacer y sé como ofrecerlo!

Sin olvidar que hay que ser realistas y críticos también con nosotros mismos, también podemos afirmar que “¡yo si puedo montar una empresa!”.

decidir montar una empresa
decidir montar una empresa

Aunque, finalmente, decidamos recurrir a un especialista que nos guíe en la constitución de una nueva sociedad y podamos con ello proceder a realizar cualquier tipo de constitución de sociedades, no está de más tener algo de culturilla general y conocer los pasos administrativos que deberíamos tomar.

Las fases administrativas, por las que debemos pasar para montar una empresa

Si el rumbo elegido que hemos tomado, finalmente, es el de constituir nuestra propia empresa. Tenemos que tener presente, que si decidimos constituir una empresa, necesitaremos del orden de treinta a cuarenta días para formalizar el proceso.

Sobre el por qué se tarda más que cualquier otro proceso, como podría ser el de iniciar actividad como autónomo, se debe a que lo que se está formando a través de la constitución de sociedades es una persona jurídica y la ley actualmente nos pide que sigamos una serie de procesos y por supuesto, que contemos con ciertos requisitos, entre los que se encuentran:

  • El registro primeramente del nombre de la persona jurídica y constitución de empresa ante un notario.
  • Abrir una cuenca corriente bancaria con un capital de 3006 euros con el mínimo que se pide por la ley actual para la formación de la sociedad.
  • Con todos estos papeles, para formar una empresa, se debe ir finalmente al notario y lograr por fin formalizar la escritura de constitución de la sociedad.
  • Posteriormente, se debe ir al Registro Mercantil con el fin de proceder al registro de nuestra futura sociedad que hemos decidido montar y con el fin de que tenga su correspondiente validez jurídica.
  • También Hacienda requiere su parte en el proceso de alta para montar una empresa, y deberemos acudir para dar de alta nuestra futura empresa en el censo de empresas y en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE).
procesos para montar una empresa
procesos para montar una empresa

¿Esto nos exime de darnos de alta como autónomo? Obviamente no, como administrador de la sociedad tenemos que darnos de alta como trabajador autónomo, porque es el representante legal, así como en la Seguridad Social.

Consejos finales sobre el decidir hacerse autónomo o formar una empresa

Como diría el propio Richard Branson, da igual hagas lo que hagas, lo realmente importante que debemos tener claro es que tenemos que creer en nuestros propios proyectos y por ende en nosotros mismos.

Es por esto, por lo que no tendría ningún sentido el que hagamos cualquier cosa a lo largo de nuestra vida, si no nos sentimos realmente realizados y nos miremos al espejo cada día con orgullo. Debemos demostrar en nuestros negocios una pasión y dedicación que sea capaz de transformarse en éxito.