Ideas como árboles

Me vais a permitir un símil que se refleja en el presente artículo que he titulado como “Ideas como árboles”.

Para seguir este sómil, las ideas como árboles, son aquellas que sufren el daño de sus ecosistemas, sufriendo la quema e indiferencia, siendo muy pocas las que sobreviven.

Las ideas al igual que los bosques, son considerados el oxígeno del mundo, ya que otorgan vida, sabor, color y muchísimas cosas más.

La tala de ideas en el mundo del emprendedor

A diario, las personas cortan súbitamente las ideas por no dar frutos al instante, no suelen tomar el tiempo necesario para esperar que esa semilla crezca y se forme una raíz que brinde la fuerza suficiente para que cuelguen las hojas cobijan el tan necesitado fruto. Esto dentro de lo que es la vida resulta muy peligroso, si las ideas no crecen, al igual que si los árboles se acabaran, el mundo estaría en graves problemas.

Muchas veces quienes borran de raíz las buenas ideas son las empresas, la sociedad, nuestros superiores, al igual que nosotros, ya que gestionamos las mismas. Somos los  encargados de cuidarlas y verlas hechas realidad, en una empresa que otorga sombra a quienes no creyeron en ella.

Todos los grandes empresarios de hoy, en algún momento les intentaron cortar sus ideas. Su triunfo se dio gracias a la perseverancia y cuidado con ellas, que luego como un árbol que es valorado desde que apenas es una semilla, supo muy bien serles agradecidos.

Nunca cortes el árbol de tu creatividad

Y es que, amigo emprendedor, no desistas de tus ideas. Para la sociedad no fue fácil aceptar que la tierra giraba en torno al sol, eso iba en contra de la moral de aquella época. Hoy el hombre, que fue el gestor de tal idea, se ha vuelto inmortal en nuestros tiempos, y así va a ser por siempre, como el de todas aquellas personas que entregarían su vida misma por las buenas ideas, por los bellos árboles que deben ser cuidados y protegidos hasta el final de los tiempos.