Invertir a largo plazo o corto plazo: ¿cuál es mejor?

El otro día paseando por el barrio me crucé con el típico vecino pesado que sabe de tus aficiones y busca incesantemente establecer una conversación de la que hablar, aunque sea del cambio climático o de Donald Trump

En esta ocasión, parece que se preparó cuidadosamente el guión y decidió lanzarse con un tema de candente actualidad: Los tipos de inversión y más concretamente, si invertir a largo plazo o corto plazo, seguido de una batería de preguntas dignas de la Gestapo o las SS. Emprecemos…

Comencemos a poner las cosas en su sitio…

Antes de nada, ¿sabes realmente invertir en los mercados financieros? ¿tienes alguna noción de lo que es invertir o especular a través de cualquier producto? 

Esto es realmente importante, y procede hacerse la pregunta porque invertir en el corto o largo plazo, va a requerir de nosotros ciertas nociones acerca de el producto que vamos a usar como inversores, y además, tener conocimientos de gestión del riesgo para finalmente construir nuestra estrategia de inversión en el corto o largo plazo.

Invertir en Bolsa… ¿pero sabes invertir en bolsa antes de nada?

Como siempre, trataremos antes de adentrarnos en conceptos más abstractos que pueden despistarte, conviene que sepas exactamente qué es la Bolsa y en qué consiste.

Para todos aquellos que tengan algunas dudas, te recomendamos que echéis un vistazo a este vídeo para entender en qué escenario nos estamos moviendo, para todos los demas, los más veteranos traders o inversores, podéis saltarlo:

Lástima que mi vecino no tuviese un móvil encima, si lo hubiera tenído, le hubiera pasado el anterior vídeo y podría haberme escapado de mil amores de dicha conversación…

¿Qué implica invertir a corto plazo?

Si, ese es otro de los interrogantes, ¿cuando consideramos que estamos invirtiendo a corto plazo? ¿se considera este hecho especular en bolsa?

Cuando afirmamos que estamos invirtiendo a corto plazo, estamos afirmando que estamos tomando cualquier posición en la bolsa de valores o en cualquiera de los activos financieros disponibles durante un tiempo que no supera un año.

Un lado más extremo, podría considerarse el hecho de realizar operaciones que duren apenas unos segundos (lo que se conoce como scalping), minutos (daytrading) u operaciones más tranquilas a través de técnicas de swingtrading.

El hecho de invertir en corto plazo, es que, podemos aprovechar muchas más oportunidades para tomar posiciones y esa diferencia, en el caso de ser una posición acertada, puede convertirse en efectivo líquido.

Los contras, pueden ser el efecto de las comisiones por abrir o cerrar posiciones, la fiscalidad al realizar tareas especulativas y, la más importante, podemos caer en el error de sobre-operar y tender a descapitalizarnos por operar demasiadas veces y salirnos de nuestro plan de trading.

Hay que tener en cuenta, que operar en el corto plazo, no es una cosa que debamos hacer si no tenemos la experiencia suficiente y sobre todo, si no tenemos conocimientos de gestión de capital y una disciplina férrea.

¿Qué entendemos por invertir a largo plazo?

Por el contrario, el acto de invertir a largo plazo va a implicar comprar activos que consideremos importantes y que supongan una oportunidad de inversión para mantener ciertos valores en nuestra cartera durante un tiempo que va de cinco, diez, veinte años, o incluso de forma permanente.

En este estilo de inversión, se engloban algunas técnicas que se han hecho famosas con el tiempo como las conocidas como Value Investing, que trata de identificar gangas, para mantener posiciones en aquellas compañías que realmente prometen a largo plazo.

Este estilo de inversión es el que caracteriza a grandes inversores que nos vienen en mente como Benhamin Graham o Warren Buffett.

Efectivamente, este estilo de inversión es el que mejor nos puede ir, junto a estrategias de inversión como la del interés compuesto, donde vamos a reinvertir con nuevas posiciones en una empresa con nuevas acciones, haciendo crecer sin parar nuestra cartera de inversión.

La contra que tiene, es que si seguimos esta estrategia de inversión a largo plazo, no podemos hacer efectivo o deshacer una posición porque precisamente, la estrategia es comprar y mantener hasta que logremos unos objetivos considerables.

¿Cúal es tu estilo de inversión? ¿El que se adapte mejor a tus características, capital o personalidad?

No todas las estrategias de inversión son buenas para todos, todo depende de nuestro capital del que partamos, nuestro horizonte que contamos como inversor y por supuesto, nuestros conocimientos de inversión o personalidad…

Consejo final si quieres invertir a largo plazo o corto plazo

Recuerda no precipitarte antes de tomar una decisión de optar invertir a largo plazo o corto plazo, hay ciertas cosas, que conviene perder unas horas o días que a perder todo tu capital y arrepentirte toda tu vida por no haberlo hecho.