¿Invertir o emprender?

Algunos de las personas que han conseguido juntar un colchón a través de sus ahorros u otras fuentes de ingreso, se están planteando actualmente que hacer realmente con su dinero ¿invertir o emprender?… Esta es la pregunta que persigue a muchas personas que deciden en tiempos con tanta incertidumbre realizar una nueva aventura ya sea como inversor o emprendiendo su propio negocio.

Desde luego necesitamos una clara vocación por el mundo de las inversiones y gozar de un capital considerable si realmente queremos vivir de ello. El vivir de las rentas generadas por diferentes versiones puede ser interesante pero no nos engañemos, el inversor si lo que quiere realmente es vivir al 100% de sus inversiones debe tener una liquidez considerable antes de dar el gran paso.

Por otro lado tenemos la opción de emprender un negocio, ser amos de nuestro propio destino ha atraído siempre sobre todo los que están aguantando la cara de su jefe todos los días.

Los grandes proyectos requieren grandes sacrificios y no están disponibles para todos

emprender un sueño
emprender un sueño

 

¿Quién no se ha planteado alguna vez mandar a su jefe a freír espárragos en algún momento de su vida? Pasar de oveja a lobo es otra de las ideas que siempre ha atraído al ser humano desde el inicio de su existencia, a pocos les gusta el acatar órdenes continuamente y que anulen su creatividad… ¡Todos podemos hacer algo mejor!  Pero ojo, también el mundo del emprendimiento o de los negocios tiene ciertas responsabilidades y obligaciones que deben ser estudiadas.

Para iniciar un negocio, si es verdad que se requiere menos capital que el que necesitaríamos para vivir de nuestras propias rentas de una inversión, pero requiere mucho sacrificio sobre todo en la fase inicial de un negocio.

Hay unos gastos recurrentes que vamos a tener desde que comenzamos con nuestra propia empresa que deben tenerse en cuenta, el dinero no llueve del cielo, debemos ser nosotros el que salga a buscarlo y ahí es una de las razones por las que muchas iniciativas empresariales fracasan: Los gastos excesivos en el despliegue de un proyecto y el ser reactivo o esperar a que el cliente abra la puerta.

¿Entonces cual es la mejor opción?

Mi recomendación es que si una persona tiene el suficiente capital para poder generar ingresos pasivos es que vayáis por el camino de la inversión. Invertir como decimos requiere casi una fuente inagotable de dinero y es por ello por lo que muchos recurren a soluciones intermedias como puede ser el crowdfunding donde se realiza la cooperación en equipo y ejecutada por personas que han tejido su propia red inversora con el objetivo de conseguir dinero u otros recursos.

Las estrategias de inversión pasan por:

  • Inversiones en bolsa
  • Compra de inmuebles y alquilarlos a posteriori
  • Mecenazgo de autores

Obviamente todo lo anterior no se puede conseguir con capitales pequeños, es por ello por lo que millones de personas siguen aguantando la cara de mal humor de su jefe todos los días… Si no seríamos todos Warren Buffett ¿no creeis? Y además no todos tenemos las habilidades financieras como las grandes figuras de la inversión, con lo que aunque tengamos el capital nadie nos asegura el éxito a la hora de invertir o emprender, debemos estar muy bien asesorados.

Las estrategias de emprendimiento y formación de empresas podría sintetizarse en:

  • Podemos empezar con capital inicial menor, pero con un coste permanente.
  • Si no se dispone del capital, se pueden buscar vías de financiación externas como bancos, o socios inversores
  • El éxito o fracaso de la empresa no sólo dependerá del empresario, también hay riesgos estacionales y económicos externos como puede ser una crisis a nivel nacional o global.

Con esto no quiero desanimar a nadie, pero como sabéis me gusta dibujar la realidad con crudeza, para que nadie se lleve sorpresas a destiempo y se encuentren con otra película de la que tenían pensada ver, cuando leían libros de motivación empresarial. Se puede gozar de la libertad financiera o ser un gran empresario pero esto conseguido de una forma honesta es muy difícil.

Invertir o emprender no es la pregunta correcta, es mejor preguntarnos qué somos capaces de hacer (acordaos de nuestro plan de negocio) y si estamos preparados para invertir o emprender.

Summary
Review Date
Reviewed Item
¿Invertir o emprender?
Author Rating
4