La independencia financiera, ¿mito o realidad? (I Parte)

En el presente artículo, vamos a tratar algunos aspectos relativos a la independencia financiera, intentando desmitificar la parte excesivamente adornada del concepto y recalcar la parte real y sobre la cual debemos centrarnos si estamos realmente interesados en conseguir en algún momento dicha independencia.

El comienzo es saber donde nos encontramos y donde queremos ir

Libertad Financiera. ¿Es posible?
Libertad Financiera. ¿Es posible?

Muchos de nosotros apaga amargamente el despertador a las 07:00 (o antes) todos los días y su siguiente pensamiento automáticamente, a parte de buscar con ansia la máquina del café, es si algún día nos toca la lotería y dejamos de aguantar a nuestro jefe gruñón día tras día. Bien siento informarte que lo de la lotería lo tienes un poco difícil por no decir imposible.

La única solución es conseguir la independencia financiera que nos brinde la posibilidad de trabajar menos tiempo por cuenta ajena o directamente trabajar para nosotros mismos.
Antes de replantear nos nuestra estrategia financiera…
Todos los comienzos son duros, quien diga lo contrario miente o te quiere vender algo.

Lo importante para conseguir nuestra anhelada independencia financiera, primeramente es saber en que posición estamos y ser realistas con nosotros mismos. Si es así puedes seguir leyendo.

La Independencia Financiera o Libertad Financiera…¿Qué es?

Independencia Financiera es el estado en el cual los ingresos pasivos (inversiones, rentas, sociedades de negocios, MLM) superan tus gastos fijos. Te imaginas? Tener cubiertos tus gastos y poderte dedicar a lo que más te gusta hacer, para educarte, disponer de tiempo para ti y tu familia. Para lograrla, se pueden combinar dos acciones: reducir gastos o incrementar ingresos residuales.

¿Pero, que es para ti la independencia financiera?

La clave para lograr la independencia financiera reside en un cambio importante de las creencias que tienes en cuanto al dinero. Tener independencia financiera te permite ser el dueño de tu tiempo y tomar tus propias decisiones sobre como y donde te gustaría vivir.

Si… es verdad que la independencia financiera es casi un concepto utópico para la mayoría de los mortales, porque vivir en una sociedad moderna siempre nos va a suponer ciertas ataduras financieras con el resto, pero se puede conseguir algo a “medio camino” que nos suponga el poder elegir que camino tomar en cualquier fase de nuestra vida.

Lo que para una persona supone independencia financiera, para otro ni se le acerca porque cada uno de nosotros tiene un estilo de vida diferente, vive en una parte del mundo donde la calidad de vida varía etc…

Lo primero que hay que hacer para marcarnos ese objetivo es pensar que necesitaríamos al mes como ingreso pasivo para lograr esa libertad. En base a esa cifra que hemos estimado deberemos centrar nuestros esfuerzos y diseñar nuestra estrategia.

Concluyendo, “El ser humano no es cuantificable” y por supuesto nadie mejor que nosotros para calcular el precio de nuestra libertad.

¿Que podemos hacer para conseguir la independencia financiera?

Sabiendo qué no queremos hacer el resto de nuestras vidas, sólo falta preguntarnos el resto: “el cómo romper nuestras cadenas”.

Yo lo resumiría en unos factores clave que propongo a continuación:

Sacrificio

“La libertad es un lujo que no todos pueden permitirse.” Otto Von Bismarck

Tomar la decisión de sacrificar nuestros gastos o deudas de ocio para que formen parte de un proyecto de futuro, no es una decisión fácil, sobre todo si venimos de los felices años de la burbuja , donde todo era una borrachera de consumo desorbitado.

Si has tomado la decisión de independizarte y has elegido el negocio como posible salida, es indispensable adquirir o mejorar las habilidades necesarias para realizarlo, si se trata de un área que conoces poco, tendrás que incorporar nuevas habilidades y para ello debes hacer:

  • Fórmate.
  • Estudia tu entorno.
  • Dedicar muchas horas, más de lo que pensabas en un principio.
  • Sé creativo dentro de la adversidad.
  • Crea redes, haz que sepan que existes.

Estrategia

“La estrategia es la herramienta que permite intervenir en el futuro para amoldarlo a nuestras necesidades y aspiraciones.” Jorge González Moore

Debemos sentarnos y analizar con calma en que punto estamos y que pasos debemos dar para lograr nuestro objetivo, debemos ser realistas con nuestro punto de partida y los sacrificios que debemos asumir antes de llegar a la ansiada meta.

Aquí desglosamos unos puntos que te ayudarán a trazar tu estrategia:

  1. Empieza por escribir sobre papel los Ingresos familiares y las deudas.
  2. Piensa que gastos puedes reducir e incluso anular.
  3. Fija una cuota mensual que formará parte de tu “bolsa de futuro”.
  4. Aumenta las cantidades para aportar a tu “bolsa de futuro” a medida que te veas liberado de otras ataduras financieras.
  5. Sigue los pasos de: Colchón de liquidez permanente > Depósitos de alta rentabilidad > Cartera de Valores .

Constancia

“Nuestra recompensase se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una Víctoria completa.” Mahatma Gandhi

Poco de añadir en este punto, se podría decir que la Independencia Financiera es el sueño de miles y miles de personas, cada día cientos de emprendedores están trabajando ya en su proyecto o están buscando opciones, algunos iniciaron y abandonaron.. ¿Porqué no la alcanzaron? ¿Qué faltó? Una de las razones es la constancia.

Ahorro antes de libertad

Libertad paso a paso
Libertad paso a paso

El ahorro es lo que facilita su habilidad de sobrevivir por momentos difíciles en la vida. Es importante establecer una cuenta de ahorros que será su salvación cuando tenga que hacer pagos repentinos. Sin algo ahorrado tomamos el riesgo de utilizar nuestras tarjetas de crédito, recurso que puede resultar delicado de controlar. Agentes financieros y abogados de accidentes automovilísticos que tratan casos de emergencias, ven diariamente el alivio que da tener algo ahorrado cuando sufra un accidente automovilístico o se lesione en el trabajo.

Tener todo su dinero en una cuenta de ahorros tampoco es recomendado. Asegúrese que sus cuentas de ahorros estén ganando interés o invierte un porcentaje en inversiones seguras y razonables.

Ingresos activos vs. ingresos pasivos

Es muy importante saber que existen dos tipos de ingresos: activos y pasivos.

Los ingresos pasivos son los que recibes sin necesidad de un trabajo constante o una inversión regular. Por ejemplo, si eres propietario de un apartamento y lo alquilas a otras personas, el dinero que recibes es un ingreso pasivo.

Si eres músico y tocas en un concierto, el dinero que recibes por tocar es un ingreso activo porque requiere tu tiempo. Sin embargo, los “royalties que recibes por tus canciones que suenan en la radio o en la televisión son ingresos pasivos porque no requieren más tiempo del que ya has realizado con la composición, interpretación y grabación de la pieza.

Los ingresos pasivos tienen una gran ventaja. Aunque requieren una inversión inicial de tiempo o dinero, después no requieren de tu trabajo. Por eso te generan una enorme libertad financiera.

Robert Kiyosaki, gurú en la materia, habla mucho sobre el tema en su obra maestra, Padre Rico, Padre Pobre. Él habla sobre la necesidad de entender cómo funciona el dinero para que nos escapemos de ese círculo vicioso de deudas eternas. ¿Cómo? Destinando nuestro dinero a comprar activos que generen ingresos pasivos y, cuando esos ingresos pasivos nos alcancen para sostenernos (es decir, cuando hayamos alcanzado la independencia financiera)

Según Kiyosaki y Lechter, la riqueza es medida como el número de días que el ingreso de tus activos puede mantenerte, y la libertad financiera se logra cuando tu ingreso mensual por tus activos excede tus gastos mensuales.

Estrategia financiera personal a medio-largo plazo

De aquí se desprende la siguiente Fórmula para la Independencia Financiera: (según el Blog del Inversor)

  • Gasta menos de lo que ganas e invierte la diferencia. Parece obvio, pero muchísimas familias no logran nunca mejorar su situación económica simplemente porque no son capaces de ahorrar. En el día a día nos acostumbramos a gastar todo de lo que disponemos (cuando no peor aún, gastamos más de lo que tenemos y nos endeudamos).¿Pregúntate a ti mismo, si de repente me bajaran el sueldo un 10%, conseguiría sobrevivir?Si eres realmente sincero, lo más probable es que sí. Simplemente nos hemos acostumbrado a gastar hasta el límite posible. Una de las mejores maneras de hacer esto es organizarlo para que automáticamente se desvíe el tanto por ciento que quieres ahorrar de tu sueldo, cuando este te es ingresado en el banco.
  • Reinvertir los beneficios de tus inversiones para obtener un crecimiento compuesto. Hemos hablado en el blog en varias ocasiones de la importancia del interés compuesto.
  • Seguir con este proceso hasta llegar al punto en el que lo que genera tu capital, es suficiente como para cubrir tus gastos de vida (ajustados a la inflación).

A continuación muestro otros puntos a considerar:

  • Genera un colchón de liquidez antes de nada.
  • Genera un segundo colchón para crear una cartera de valores.
  • Genera pasivos de otro tipo.
  • Págate primero a ti mismo.

Ejemplo práctico recomendado para un inversor medio

Ejemplo práctico recomendado para un inversor medio

 

Aniquila poco a poco tus deudas

Sin abandonar nuestro objetivo de tender puentes a tu libertad financiera

La regla del 20%

En lo que sí coinciden es en dar una cifra que fluctúa en una horquilla en torno al 5% y el 20%, siendo lo más habitual un 10%, si bien, los máximos son siempre susceptibles de ampliarse progresivamente. Pero has de ser también consciente que pocas cadenas se pueden romper si sólo puedes destinar a “tu obra” el 5% de tus ahorros.

Haz donaciones con parte de tus dividendos (para los accionistas)

Un apartado importante es la fiscalidad cuando nuestros ingresos pasivos se conviertan en un objetivo claro de nuestra querida Hacienda.

¿Cuál es el tratamiento fiscal para quien realice una donación?

  • Si son personas físicas, sujetas a IRPF, una deducción del 25%, con un máximo del 10% de la base liquidable.
  • Si son personas jurídicas, sujetas a IS, un 35%, con el mismo límite.

Plan de pensiones sí, pero con condiciones

Hay muchos que se oponen a que se hagan aportaciones a un plan de pensiones privado de forma periódica. Yo aquí la verdad es que estoy a favor pero con matices, no todos los planes de pensiones son iguales y muchos de ellos tienen rentabilidades insultantes siendo nuestro dinero el que se va esfumando gracias a un plan que nos vendió “el del banco”.

Yo propongo que se hagan unas aportaciones a un plan de pensiones pero que sea lo más flexible posible hasta el punto de que seamos nosotros quienes tomemos las riendas del plan y no el Banco el que nos dicte donde van a ir nuestras participaciones.

Summary
Review Date
Reviewed Item
La independencia financiera, ¿mito o realidad? (I Parte)
Author Rating
5