¿La libertad financiera es una utopía?

Cada conversación de café que tengo con mis amigos siempre sale la típica pregunta acerca de que si la libertad financiera es una utopía, un concepto abstracto a través del cual soñamos con conseguir nuestros objetivos y librarnos de un sistema cada vez más injusto o que tiende a beneficiar a los que más tienen.

Mi respuesta para todos aquellos que me lo preguntan es que si, si es posible y en absoluto la libertad financiera es una utopía. Para comprobarlo, sólo tenemos que mirar casos de empresarios de importancia que han sabido gestionar su patrimonio, recursos y ofrecer una solución innovadora para alcanzar ese sueño dorado y además revolucionar el mundo que les rodea.

Está claro, que no hace falta convertirse en un Bill Gates, Steve Jobs o un Amancio Ortega para conseguir nuestros objetivos de menor ambición, quizás la mayoría de los presentes se conformaría incluso con unos ingresos extra que les ayude a completar su nómina de trabajo, pero eso amigos míos, no es libertad financiera.

Pero entonces, ¿qué es para ti la libertad financiera?

La libertad financiera quizás (llamarme romántico), trata de ir no sólo en búsqueda de la solvencia monetaria mes a mes, sino que para conseguirla y mantenerla, no sacrificamos otro bien tan preciado como lo es nuestro tiempo o nuestra familia.

Seguro que en los casos de los que hemos puesto antes de grandes empresarios que cambiaron el mundo, muy pocos de ellos durmieron más de 6 horas al día y muy por seguro que no cerraron las puertas de sus negocios a las 8 horas de jornada laboral, se trata de gente que ha sacrificado durante la parte temprana de sus negocios, mucho tiempo, dedicación y esfuerzo, ese es el modelo empresarial que aunque sabemos que es sobradamente difícil alcanzar, es el más común en las empresas de éxito.

la libertad financiera un proyecto de futuro
la libertad financiera un proyecto de futuro

Ahora bien, con trabajo podré alcanzar mi soñado anhelo de ser independiente y sobre todo libre con mis finanzas, la respuesta rotunda es NO. Toda planificación financiera debe consumarse en varios factores fundamentales:

  • Trabajo, dedicación y esfuerzo en una fase temprana.
  • Un buen modelo de negocio.
  • Una correcta planificación y objetivos claros y realistas.
  • Un capital mediante el cual, se pueda llevar a cabo todo.

Kiyosaki: “Los ricos se hacen ricos con dinero de otros”

Llegados a este punto, decir que hay diferentes alternativas que van a ayudar en gran modo conseguir metas intermedias sin necesidad de salir en la portada de grandes revistas de negocios.

Y es justo donde llegamos a un factor predominante que va a permitir tanto conseguir mejores balances mes a mes en fases de estancamiento, como acelerar el proceso de madurez de nuestra empresa o profesión si se trata correctamente, este factor mágico que es el abono de nuestras inversiones se llama apalancamiento financiero.




Eso sí, el apalancamiento financiero debe usarse con extremada cautela, dado que es muy probable que aquellos que pensaban que la libertad financiera es una utopía, al mínimo balance positivo, cambiarán a la euforia y usarán incorrectamente ese apalancamiento financiero para conseguir sus propósitos. Recuerdo a muchos de los lectores habituales, que detrás de una gestión monetaria basada en el apalancamiento financiero, debe estar una sólida base de valor que identifique nuestra empresa, propósito o profesión y eso sólo se elabora con calidad, trabajo y un proyecto sólido y creíble.