La psicología en las inversiones

Quizás la psicología en las inversiones, sea uno de los factores más menospreciados por el inversor novato a la hora de comenzar a enfrentarse a los mercados financieros. Como muchos de nosotros ha podido experimentar en sus propias carnes, lo que antes parecía solo un concepto abstracto que nos sonaba a “cuento chino” sobre las inversiones, poco a poco nos hemos dado cuenta, que el mejor aliado o enemigo que podemos tener a la hora de realizar inversiones, sea nuestra propia personalidad.

Nunca nos cansaremos de repetirlo; controlar tus emociones, es controlar tu destino como inversor

los sentimientos dentro de los inversores juega un papel fundamental en los mercados
los sentimientos dentro de los inversores juega un papel fundamental en los mercados

Para el que todavía no se haya dado cuenta, la parte de las emociones, o lo que es lo mismo la psicología en las inversiones, es la clave fundamental que rige el comportamiento de los mercados financieros. En cada cambio  movimiento de una cotización de una acción de bolsa y en cada cambio de tendencia, se puede apreciar como salen a flote los perfiles típicos de la masa inversora y su respuesta por parte de los grandes capitales.

Los sentimientos más primitivos en situaciones de riesgo a la hora de invertir

Os va a parecer algo curioso, pero un inversor a la hora de tomar posiciones en los mercados de renta variable, divisas, opciones etc… va a experimentar una serie de sentimientos propios de la psicología en las inversiones pero que no tiene nada de nuevo, al contrario; estos sentimientos son los que salen a aflorar en las situaciones más adversas para el ser humanos y que están estrechamente ligados a nuestra propio ser primitivo (las reacciones instintivas y emocionales).

las emociones en las condiciones de los mercados financieros
las emociones en las condiciones de los mercados financieros

Por poner un ejemplo, algunos de los sentimientos que formarán parte de nuestro “lastre” como inversores, será muy a menudo:

  • El miedo.
  • La avaricia.

Ambos sentimientos se apoderarán de diversas formas a la hora de exponer nuestro capital en cualquiera de las inversiones que realicemos y tratarán de lastrar o enturbiar nuestras decisiones que hemos tomado de una forma objetiva. Es aquí cuando salen los primeros conflictos emocionales típicos de los inversores (la razón contra el subconsciente).

Son muchos los estudiosos sobre aspectos de la psicología de masas y las reacciones del individuo en situaciones límite, los que han tratado de dar una explicación a que por más que se entrene una persona, le va a costar dominar estos instintos tan bajos, por lo que se requiere de un alto entrenamiento para anular los sentimientos que pueden jugar en nuestra contra a la hora de invertir en bolsa por ejemplo o tomar una decisión importante en cuestión de segundos.

Tu voto:

[ratings]