Ligero optimismo tras las expectativas de Telefónica

Quizás optimismo pero moderado que tienen los inversores y accionistas de Telefónica al apreciar la revisión de la agencia de calificación crediticia Fitch que ha pasado nota a la compañía Telefónica recientemente.

Aunque si es cierto que la calificación de Fitch se mantiene en “BBB+” es cierto, que en el informe se hace referencia a una posible mejora pasando de ser una perspectiva de crecimiento negativa a estable. Esto podría indicar un cambio en el rumbo de la dirección de la compañía que lejos de ser esos cantos esperanzadores indicados por su director general, parece que pueden indicar un cambio de rumbo “a ras de suelo”.

Las expectativas de Telefónica ligeramente esperanzadoras

Esta decisión publicada por Fich es argumentada desde las posibles expectativas de crecimiento por parte de la multinacional de telecomunicaciones dentro de otros competidores y por la proyección también positiva del EBITDA.

Matizar que Fitch ha hecho oficial a través de la publicación este viernes la mejoría de la perspectiva para la calificación crediticia de la compañía Telefónica, respaldada por un argumento tan sólido como las tendencias de crecimiento y un aumento de la demanda por parte del propio mercado nacional interno.

Este tipo de proyección se ha hecho con vistas a los próximos meses (de 12 a 18 meses).

Añadir que la agencia crediticia Fich,  también alerta de mayores gastos de capital, así como la reanudación de los dividendos, sin embargo esto no debería frenar la generación del “cash flow” o flujo de caja o  incluso llegar a perjudicar al ritmo de desapalancamiento orgánico de los próximos dos años que ha seguido la empresa dentro de su propia estrategia y pauta marcada.

Conclusiones finales acerca de la proyección económica de Telefónica

Todo dependerá del ritmo de crecimiento y seguimiento de su EBITDA subyacente en el año 2015, el apalancamiento de Telefónica se mantendrá estable, argumentan portavoces desde  Fitch: “Esta situación dejaría poco margen de maniogra para aventurarse a mejorar el rating hasta que se complete la venta de O2 en Reino Unido o hasta que la empresa empiece se desapalanque orgánicamente, lo que podría no podría llegar hasta bien entrado el año 2016”.