Los Mejores Depósitos

Recientemente ha llegado un email preguntando acerca de si recomendamos desde Pullback Trading algún tipo de depósito o fondo de inversión y de ser así cuales sería a nuestro parecer los mejores depósitos para un inversor medio. Bien, como siempre nos tomamos las consultas como desafíos profesionales hemos estado investigando dentro de la oferta disponible sobre los depósitos más rentables que tenemos hoy en día evaluando el factor riesgo.

Muchos de los lectores habituales de nuestro blog recelan de los productos de inversión a medio y largo plazo pero consideramos una vía alternativa de obtener buenas rentabilidades si lo que nos sobra es tiempo y paciencia.

¿Qué es un depósito bancario?

Un depósito bancario es un vehículo de inversión o producto financiero que es muy usado dentro del mundo de los ahorradores que buscan una rentabilidad media para sus ahorros. El mecanismo es simple, cualquier cliente, ya sea empresa o particular, que tenga una cantidad de dinero sin usar en otros menesteres. Decide contratar a la entidad bancaria siempre con un tiempo determinado y con unas condiciones estipuladas previamente, con el fin de obtener en el vencimiento una rentabilidad “X”.

Los depósitos bancarios son de los productos mas clásicos dentro del mundo de los ahorradores y propios de la banca de toda la vida, ya que sin el dinero aportado por los clientes, a un banco le costaría obtener fondos para prestar a terceros y continuar con el flujo del capital.

En el presente artículo vamos a clasificar los diferentes tipos de depósitos bancarios y cómo se pueden combinar para obtener unas rentabilidades decentes y ganar dinero ahorrando.

Clasificamos los tipos de depósitos

A continuación diferenciaremos los diferentes tipos de depósitos más comunes entre el mundo de los ahorradores:

  • Depósito tipo cuenta corriente (o también conocido como depósito a la vista): es un tipo de depósito que nos faculta el ingresar un determinado dinero en la entidad y que acarrea la obligación de éste a devolverlo cuando el cliente lo requiera. A cambio de ese depósito que se ha realizado, la entidad puede ofrecer una remuneración “x” o no, en forma de un interés en función del dinero depositado. Con estos depósitos a la vista o cuentas corrientes, la entidad está obligada a prestar un “servicio de caja”que permita realizar pagos y contar con la liquidez en caso de ser precisada.
  • Cuenta o libreta de ahorro: las cuentas de ahorro son muy similares a las cuentas corrientes, diferenciándose de las primeras en que la entidad entrega una libreta de ahorro para anotar los movimientos de la cuenta y en que la disponibilidad del dinero puede ser algo menor, ofreciendo a cambio una mayor rentabilidad por el dinero depositado.
  • Depósito a plazo: un depósito “a plazo” es un producto bancario en el que un cliente entrega a una entidad bancaria una cantidad de dinero durante un período de tiempo (de forma periódica), a cambio obviamente de una remuneración en forma de tipo de interés aplicado sobre el capital depositado y que se puede pagar al finalizar el período o durante, en fracciones. Si el cliente necesita el capital y reclama el monto antes de que finalice el plazo pactado con el banco, es habitual que en el contrato de depósito se contemple una penalización implícita, de tal manera que se reduzca un tanto la rentabilidad.

Lo que deberías saber sobre los depósitos bancarios

Como se puede apreciar, los tipos de depósitos básicos son muy sencillos de entender y contratar. La regla general en los depósitos es que a mayor plazo, mayor rentabilidad. Si se retira el capital o una parte del mismo antes del plazo pactado, las entidades suelen penalizar la operación, aunque no siempre ocurre.

depósitos rentables
Ejemplo de portfolio de tipos de depósitos por una entidad financiera.

Además de los depósitos más básicos, existen productos más complejos, que pueden relacionar la rentabilidad a la evolución del valor de una acción o de un conjunto de acciones o incluso a un evento futuro. En cualquiera de estos casos, la recomendación general es contratar siempre sabiendo lo que se está haciendo, es decir, lo que se puede ganar y también perder.

Una herramienta muy útil para aquellas personas que quieran saber cómo funciona un depósito y la rentabilidad que podrían obtener de sus ahorros, es este simulador de depósitos del Banco de España.

De los beneficios que se obtienen de los depósitos, hay que pagar impuestos. Dependiendo de cada caso, si se es persona física o jurídica, si del tipo de rentabilidad (en dinero o en especie), se pagarán más o menos impuestos. Lo importante es tener en cuenta que los beneficios de estos productos generan impuestos y que toca hacer cuentas con la Hacienda Pública, tema que es importante tener en cuenta a la hora de cobrar los intereses porque el banco puede retener una cantidad en concepto de anticipo de impuestos y porque al hacer la declaración de la renta, en el caso de las personas físicas, toca hacer cuentas con el fisco.

Por último, otro punto a tener en cuenta es que las únicas entidades que pueden captar depósitos son los bancos, cajas de ahorros y cooperativas de crédito. Cualquier otro tipo de empresa no puede captar depósitos de ninguna manera, ya que no están supervisadas por el Banco de España. En este punto, es importante no confundir un depósito, que es lo que se ha contado hasta ahora en sus formas más básicas, de una inversión o una aportación de capital para un proyecto de una empresa o particular. Son cosas distintas, aún cuando a cambio de esa inversión de capital, en ambos casos se espera una rentabilidad a cambio.

El Fondo de Garantía de Depósitos, un seguro para los ahorradores

La legislación española prevé un sistema de garantía para que las personas que disponen de depósitos bancarios no pierdan sus ahorros en caso de que una entidad tenga problemas y acabe quebrando. No sólo en España, en realidad estos sistemas están disponibles a lo largo del mundo, ofreciendo a los que realizan un depósito una garantía en caso de problemas.

La garantía del depósito se aplica tanto a personas físicas como a empresas, pero hay que tener en cuenta que se aplica por depositante. Pongamos un ejemplo, si tenemos a un ahorrador que tiene hecho un depósito de 90.000 euros en una entidad “A” y otro de 40.000 en una entidad “B” (en total 130.000 euros), sólo tendría cubiertos hasta 100.000 euros en caso de que tuviera que recurrir al Fondo de Garantía de Depósitos.

El importe máximo de la garantía depende de cada sistema de garantía de depósitos, siendo en España el capital estipulado de 100.000 euros sucediendo igual en los países europeos vecinos. Un dato curioso es Estados Unidos,donde su sistema de depósitos bancarios cubre hasta 250.000 euros.

Un apunte sobre depósitos y contabilidad

Si eres de esas personas que sabe algo de contabilidad y tienes cierta inquietud sobre finanzas o economía, te resultará fácil hablar de préstamos como “un pasivo” de una empresa (estos son considerados como obligaciones de pago para la empresa) y de depósitos como “un activo” (son derechos de cobro para la empresa). Esto es lo más común para una empresa que opera ofreciendo productos o servicios que no tengan que ver con el sector financiero.

Para un banco, sucede justo al contrario. Los depósitos de los clientes son productos de pasivo y los préstamos forman parte del activo de su balance. Esto es así porque un depósito de un cliente es una obligación de pago que el banco tiene de con el cliente, estipulada en el contrato; con un préstamo, al contrario, se trata de un derecho de cobro que el banco tiene con el cliente, según las condiciones pactadas en contrato también.

Si el banco deposita un dinero en otra entidad, como puede ser el Banco Central Europeo, entonces se dice que el banco ha efectuado un depósito en el BCE y ese depósito, al ser un derecho de cobro, forma parte de su activo, como en cualquier otra empresa.

¿Qué tipo de depósito es el mejor?

Esta pregunta dependerá, en gran medida del perfil del ahorrador o inversor que desee contratar este tipo de servicios. Sin duda la rentabilidad es un factor importante a considerar, otro factor como hemos dicho es el tipo de depósito que se desee contratar y finalmente del capital que vamos a desembolsar para contratar este depósito.

Nosotros desde Pullback Trading, sugerimos que se revise la oferta actual de cada una de las entidades para encontrar el que se ajuste como un guante a cada una de las cuestiones anteriormente destacadas.

Summary
Review Date
Reviewed Item
Los Mejores Depósitos
Author Rating
5