Los principios básicos de la Teoría de Dow.

Siguiendo nuestras entregas sobre la Teoría de Dow, en el presente artículo trataremos los principios básicos de la Teoría de Dow.

Podremos aprender qué normas básicas se han establecido con el propósito de saber determinar el comportamiento de los mercados financieros en sus diferentes fases, todo sobre un gráfico.

Los Índices descuentan todo. Norma básica y el primero de los principios básicos de la Teoría de Dow.

Este es quizás el más importante y el que menos se tiene en cuenta a la hora de tomar decisiones de inversión sobre los mercados por parte de pequeños inversores.

Los índices del mercado descuentan toda la información existente conocida acerca de un valor o acción en particular. En la medida que llega información al mercado el valor se ajusta en consonancia. Por eso, los índices reflejan todo lo conocido por los integrantes del mercado.

El segundo de los principios básicos de la Teoría de Dow: Las tres tendencias.

Ellas son la tendencia primaria, la tendencia secundaria y las tendencias de corta duración. La tendencia primaria puede ser alcista o a la baja, y dura más de un año y hasta varios años. Se dice que hay una tendencia alcista si se producen, en forma sucesiva, valores máximos y mínimos más altos a los anteriores en el título o acción que se trate. Si se suceden máximos más bajos y mínimos también más bajos, la tendencia primaria es bajista.

Las tendencias secundarias son correcciones intermedias a la tendencia primaria. Usualmente, duran entre 1 y 3 meses e invierten el sentido de la tendencia primaria entre un tercio y dos tercios de la amplitud del movimiento previo. Las tendencias de corta duración son movimientos de corto plazo que duran desde 1 día hasta 3 semanas. Las tendencias secundarias están a menudo compuestas por varias tendencias de corta duración. La teoría de Dow afirma que las tendencias de corta duración no son importantes y pueden ser ignoradas ya que están expuestas a algún grado de manipulación, mientras que las primarias y secundarias no lo están.

El tercer principio básico de la Teoría de Dow: Las tres fases

Siguiendo Los principios básicos de la Teoría de Dow y en especial el tercer principio básico, los mercados se dividen a su vez en tres fases claramente diferenciadas:

  • La primera fase está compuesta por un agresivo volumen de compras realizado por inversores bien informados, en anticipación de recuperación económica y crecimiento a largo plazo. La mayoría de
    los inversores durante esta fase están disgustados por el comportamiento de los precios y los inversores bien informados suponen que un cambio es inevitable y compran agresivamente a los mencionados vendedores desalentados.
  • La segunda fase se caracteriza por el incremento de las utilidades de las empresas y la mejora de las condiciones económicas. Los inversores comienzan a acumular acciones a medida que las condiciones mejoran.
  • La tercera fase se caracteriza por utilidades récord de las empresas y excelentes indicadores económicos. El gran público se siente cómodo en entrar al mercado accionario, convencido que dicho mercado subirá indefinidamente. En este punto los inversores compran aún más acciones, creando una euforia compradora. Es durante esta fase que aquellos relativamente pocos inversores que hicieron compras agresivas durante la primera fase comienzan a liquidar sus tenencias en anticipación de la reversión de la tendencia.

El cuarto de los principios báscios de la Teoría de Dow: El volumen confirma la tendencia.

La teoría de Dow, se focaliza principalmente en el movimiento de los precios. El volumen es utilizado solamente para confirmar ciertas situaciones. El volumen debiera expandirse en la dirección de la tendencia
primaria. Si la tendencia primaria es declinante, el volumen debiera incrementarse durante las caídas del mercado. Si la tendencia primaria es alcista, el volumen debiera incrementarse durante las subas del mercado. Si el volumen se comporta en forma inversa a lo dicho, puede esperarse una reversión en la tendencia

Quinto y último principio de la teoría de Dow: Una tendencia permanece intacta hasta que muestra una señal de retroceso clara.

La tendencia alcista se define como una serie de más altos máximos y más altos mínimos. Para que dicha tendencia se revierta, los precios deben mostrar al menos un máximo más bajo y un mínimo más bajo (lo opuesto es válido para la tendencia bajista). Cuando la reversión de la tendencia es mostrada tanto por el
índice Industrial como por el de Transporte, las probabilidades de una nueva tendencia están en su máximo valor. Sin embargo, cuánto más prolongada es una tendencia, más baja es la probabilidad que la tendencia permanezca intacta.