Qué es la declaración complementaria

Algunos de los presentes, seguro que les sonará el concepto de declaración complementaria a raíz de algunas noticias que han aparecido en los medios de comunicación en referencia a ciertos políticos, aunque si es cierto que pocos saben los detalles acerca de lo que es una declaración complementaria y las implicaciones que tiene a nivel fiscal.

En este artículo, intentaremos explicar de una forma breve y concisa qué es eso de la declaración complementaria y quienes tendrían que realizarla.

Tienes que hacerla si…

La declaración complementaria habría que presentarla si consideras que en tu anterior declaración de la renta que has presentado recientemente, presenta algún tipo de error. En este caso supuesto, es cuando deberíamos presentar una declaración complementaria que ajuste los errores anteriormente presentados a Hacienda.

Si bien es cierto que esto supone un pequeño proceso administrativo, muy pocos declarantes son conscientes de nuestra responsabilidad siempre de presentar y tener al día nuestros trámites fiscales, es por ello por lo que proactivamente debemos hacer una declaración complementaria de IRPF.

¿En qué consiste?

Sintetizando mucho, podemos decir que se trata de una herramienta a través de la cual nos valemos los declarantes para poner en conocimiento los ajustes fiscales de una persona física y para que tenga en cuenta en consecuencia la Agencia Tributaria, algunos errores que hemos cometido a la hora de ajustar declaraciones en anteriores ejercicios.

Un caso típico, es que no se ha tenido en cuenta algún tipo de gravamen o dato fiscal que nos ha afectado directamente como declarantes, pero que no somos conscientes hasta que han pasado ciertos meses. Es justo en estos supuestos, cuando la declaración complementaria puede ayudarnos a la hora de ponernos “al día” con Hacienda, como consecuencia de consultar algún dato fiscal como por ejemplo, al realizar una visita en cualquiera de las agencias tibutarias en Madrid o una Agencia Tributaria Barcelona, por ejemplo.

Otro caso, también bastante común, es cuando percibimos algunos cobros correspondientes a cobros que teníamos pendientes de percibir como consecuencia de alguna obra o como rendimientos de trabajar por cuenta ajena por ejemplo. Este otro caso también es muy común hoy en día, cuando por aspectos de la crisis, hemos sufrido retrasos y acumulaciones en los pagos por parte de empresarios o empresas.

¿Y cómo podría realizar una declaración complementaria de la renta?

Por norma general, el proceso se puede seguir de forma automatizada, dado que desde la propia web oficial de la AEAT, se puede incluso a través del famoso Programa Padre, hacer los ajustes fiscales que consideremos oportunos con el fin de que nuestros datos finalmente queden bien registrados.

Antes de incluir los datos fiscales actualizados, es convenientes que echemos un vistazo general a toda la declaración que presentamos en su momento para que posteriormente, metamos los nuevos datos (en ejercicios anteriores eran la casilla 120 y 123).

Finalmente, se revisarían los resultados finales a través de la casilla de la declaración 765 (ojo puede variar en sucesivas declaraciones)

Para regularizar estos datos, es suficiente con hacerlo entre diferentes periodos fiscales por lo que se considera que un año podemos regularizar correctamente nuestra declaración de la renta.