Que es la deuda pública de un Estado

Podemos decir que la deuda pública de un Estado es la financiación a la que tienen que someterse los países para poder pagar los gastos ocasionados por la marcha de un país. Gracias a la deuda pública un estado puede financiarse y mantener los engranajes propios de la economía de un país.

Aunque hay personas que son reacias a que el Estado se endeude, ni si quiera un porcentaje, argumentando que los gastos basados en la deuda pública hacen que un país sea menos productivo; hay quienes sostienen que los gastos de un Estado son necesarios para estimular de algún modo la economía de un país.

Deuda pública de un Estado si, ¿pero hasta qué limite?

Partiendo del hecho de que los gastos basados en deuda pública de un Estado puede estimular la marcha de un país, hay que establecer siempre unos límites de gasto que se conoce como déficit y va relacionado con el flujo de capitales netos del propio estado.

Si la deuda pública de un país se dispara, también lo hará el déficit y el endeudamiento es una palabra tabú para aquellos países que realizan compras de deuda soberana o para las agencias de rating que afectarán indirectamente sobre los propios intereses que el Estado deberá pagar por colocar deuda.

Se puede decir que todo va interelacionado y es responsabilidad del Estado el mantener unos niveles adecuados de deuda pública.

Otro de los indicadores que se verá afectado por un excesivo endeudamiento y crecimiento de deuda pública de un Estado es el de la inflación.

A mayor deuda pública de un Estado se espera un crecimiento insostenible de la inflación, con lo que también desdibujaría en cierto modo la credibilidad de un país a vista del resto de los países miembros de una zona o incluso de otros países externos inversores por establecer un riesgo-país mayor.

El papel de los Bancos Centrales de cada país para financiar la deuda pública de un Estado

Uno de los papeles que tienen los Bancos Centrales de cada país o zona, es la de suministrar más liquidez a través de poner en circulación de más papel moneda y que ayude a su propia financiación.

Evidentemente, el que un país a través de los Bancos Centrales decida poner en circulación más dinero, va a contribuir a un mayor consumo interno pero a su vez a un crecimiento desmesurado de los precios (inflación).

El plan “B” de los Bancos Centrales para financiar la deuda pública de un Estado es a través de la venta de deuda, a través de Bonos y Valores del propio Estado.

¿Qué es lo que sucede? Que si un estado se ha endeudado de forma desmesurada, deja de ser atractivo invertir en deuda de un Estado al creer que ese país no es de fiar, poniendo en tela de juicio la posibilidad de que un país pueda sostenerse por si mismo con un nivel de deuda elevada.

Las agencias de rating para saber el riesgo de un país

A colación con lo anterior y de los mecanismos que usan los Bancos Centrales para ayudar a los Estados a dinamizar la marcha económica están las agencias de rating, que podrian entenderse como agencias autónomas e independientes que medirían de algún modo como es de fiar una empresa o país.

Gracias a estas agencias de rating como puede ser Standard & Poor´s o Moody´s se conocerá, que tipo de credibilidad tiene un país, estableciendo una calificación crediticia y poniendo un código asociado que identificará de una forma rápida la credibilidad y riesgo que tiene un país para poder realizar diferentes tareas derivadas del comercio exterior y los mercados internacionales.