¿Qué son los activos financieros?

Consideramos un activo financiero como un producto que tenemos en posesión y que tiene además cuenta con un valor de cambio. A diferencia de cualquier producto de inversión considerado como bien tangible (como pueden ser por ejemplo, una propiedad, un bien inmueble, un coche o maquinaria industrial…) , los activos financieros se consideran como activos intangibles, del cual obtenemos un valor al que tenemos derecho en un futuro.

Cualquier tipo de institución ya sea privada (una empresa) o pública (el Estado), que está de acuerdo en realizar un pago en un futuro, recibe el calificativo de “emisor” del activo financiero, de lo que se deduce que el propietario del activo financiero es el propio inversor.

Tipos de activos financieros. ¿Cúantos hay?

Realmente existen una gran variedad de activos financieros dependiendo de una serie de factores:

  • la rentabilidad que se busca.
  • el riesgo a asumir.
  • el plazo cubierto.

Como ejemplos a destacar como activos financieros, podemos considerar las acciones (accesibles a través de la renta variable), los fondos de inversión, los futuros, la renta fija (como puede ser letras, bonos y obligaciones).

conociendo los activos financieros
conociendo los activos financieros

Todos ellos constituyen un potencial para el inversor en cuanto a rentabilidad se refiere, si bien es el propio inversor o un especialista en lugar de él quien determine que productos son los más indicados para él y sus estrategias de inversión.

Tipos de operaciones sobre activos financieros

Podemos considerar que se puede hacer diferentes tipos de operaciones sobre los activos financieros, dependiendo el fin que se busque por parte del inversor:

  • Operación al contado
  • Operación de reporte
  • Operación de préstamo de valores
  • Compra a plazo con prima
  • Oferta pública de colocación primaria
  • Oferta pública de venta (OPV)
  • Oferta pública de adquisición (OPA)
  • Oferta pública de compra por exclusión (OPC)

Como pueden apreciar, existe una gran variedad de operaciones que se pueden realizar o ejercer sobre un activo financiero, si bien esta última clasificación aplicaría más al mercado de renta variable (la compra venta de acciones de bolsa por ejemplo).

Decir que además de lo mencionado, los activos financieros con cierta asiduidad son agrupados en lo que se conoce como cestas de inversión diseñadas específicamente para replicar el comportamiento de los mercados.

Otro dato que debemos tener bastante presente, es que los activos financieros son cada vez más representados por lo que se conoce como anotaciones contables en lugar de hacerse a través de títulos, como podría ser un ejemplo las cuentas de los bancos.