Saber diferenciar los tipos de asesorías

Quizás uno de los grandes problemas que tienen las personas cuando acuden a los especialistas como gestores financieros y asesores, es saber diferenciar que tipo de gestoría está especializada en un terreno y lograr con este fin identificar o mejor dicho diferenciar los tipos de asesorías que tenemos disponibles a la hora de buscar consejos sobre diferentes aspectos fiscales, legales o meramente administrativos.

¿Y la asesoría contable? ¿Qué tipo de funciones realizaría?

Estos tipos de asesorías suelen diferenciarse de las asesorías jurídicas en que:

  • En el caso de las asesorías jurídicas, éstas se encargarían de el asesoramiento y ayuda en el caso de querer formar una sociedad empresarial por ejemplo.
  • Por otro lado, en el caso de la asesoría contable, estarían encaminados todos los asuntos relativos al cálculo y seguimiento de la facturación, gastos y cargos empresariales que suelen ser típicos en el día a día de cada una de las empresas o pequeños negocios.

Lo normal, es que cuando una empresa o proyecto alcanza cierto calado, se subcontraten los servicios a estos tipos de gestorías que nos ayudarán a tener todos “los papeles en regla” ya sea para adaptarnos a la normativa vigente (en el caso de las asesorías jurídicas), como tener nuestros balances en regla (en el caso de las asesorías contables).

No tienen por qué estar estos tipos de asesorías separadas

Aunque si es cierto, que el radio de acción de cada uno de estos tipos de asesorías varían dependiendo del objetivo de la empresa que los contrata, también es cierto, que en muchos casos estos tipos de gestoras suelen tener especialistas polivalentes que cubren todos los aspectos relativos al asesoramiento jurídico, fiscal, laboral o contable de los pequeños empresarios, emprendedores o grandes empresas.

Lo que permite a estos tipos de empresas especializadas en un ámbito como puede ser el de la asesoría contable, es que en su plantilla suele contar con especialistas administrativos contables y sobre todo con programas informáticos especialmente diseñados para llevar un control más organizado de cada uno de sus clientes, logrando por un lado efectividad y por otro, un ahorro de costes de servicios al tener bases de datos, programas de cálculo y generación de informes contables que pueden ayudar bastante en la tarea de la contabilidad de una empresa.

Por ejemplo, en el caso de que queramos ir a una asesoría contable Madrid podemos encontrar diferentes empresas que ofrecen un compendio de servicio sin estar necesariamente separadas entre sí.

En definitiva, de lo que se trata es de buscar el mejor servicio, con un buen trato al cliente y sobre todo ajustando bien los precios 🙂