Algunas cosas sobre los Script Dividend que debes saber

Si, efectivamente los Scrip Dividend, parece que es un vocablo nuevo que se añade además de los miles de tecnicismos que circulan alrededor de los mercados de acciones en la Bolsa.

Parece como, si de repente, los grandes mercados financieros quisieran hacernos la vida imposible a los inversores con el afán de despistarnos aún más a los pequeños peces que andamos por los mercados en busca de una buena rentabilidad.

los viejos dividendos
los viejos dividendos

Es por ello, por lo que nos hemos decidido una vez más, a explicar qué son los Scrip Dividend y de qué manera nos afecta a los pequeños inversores, que operamos en el medio o largo plazo.

¿Qué son los famosos Scrip Dividend?

Según nuestra amiga Wikipedia sobre los Scrip Dividends o Scrip issue, se trata de una forma de retribuir a los accionistas de una empresa, mediante la entrega de más acciones de la misma compañía.

Este tipo de sistema de retribución, es un sistema alternativo del reparto de dividendos clásico, donde el inversor, por norma general, recibía un capital líquido.

Reparto de dividendos de una empresa

Como bien sabemos, sobre todo en la cultura inversora a largo plazo, los repartos de dividendos son la forma más habitual de premiar a inversores de bolsa por parte de una compañía y asociada por norma general al balance económico que esta tenga.

cosas que te interesa saber sobre los scrip dividends
cosas que te interesa saber sobre los scrip dividends

Los que ya llevan cierto tiempo como inversores y son de “la vieja escuela”, están más acostumbrados a los repartos de dividendos en metálico (si, ¿os acordáis de las viejas Telefónicas?) donde se optaba por pagar un reparto de dividendo de una cantidad en metálico por cada título que un accionista tuviera en cartera.

Dicho de otro modo, por ejemplo, si tu tenías 1000 acciones de Telefónica y su dividendo era de 0,1 euros por acción, recibirías como inversor una cantidad de 100 euros en tu cuenta de valores, así de simple.

Ahora las cosas han cambiado ¿a mejor o a peor?

Esa forma tradicional de entender los dividendos en la Bolsa, han quedado reemplazados por otras formas de entender esos repartos de beneficios por acción. Cuando llega el momento esperado, las compañías lo que hacen realmente, es entregar una cantidad de derechos asociados a una acción y que el inversor, a posteriori, puede conmutar dependiendo de la cantidad de derechos asociados a un título.

También, llegado el momento, se pueden vender esos derechos, con lo que se podría optar a tener liquidez en caso de ser necesario, siempre cumpliendo un cambio de compra venta pactado.

¿Por qué te contamos esto? Porque dependiendo la fórmula a usar, tendremos una fiscalidad asociada u otra.

Si estás perdiéndote a estas alturas, te recomendamos que veas este vídeo que puede interesarte, dado que explican los conceptos asociados a dividendos y fiscalidad de una forma clara y concisa:

 

¿Qué fiscalidad tendremos asociada con el Scrip Dividend?

Como decíamos, dependiendo del tipo de dividendo se opte por cobrar, tendremos una fiscalidad asociada y lo cierto es que como buen inversor, debes tener claro.

Lo que apenas cambia, aún habiendo cambiado la fiscalidad estos años, es que si optas por cobrar el dividendo como títulos de bolsa, no tendrás retención asociada al IRPF.

En cambio, por ejemplo si optas por cobrar en metálico, deberás adelantar un 19% como fiscalidad asociada a Hacienda a partir del 2017.

Esta es una razón más que importante, por la cual muchos inversores se resisten a vender sus derechos en un reparto de dividendos y prefiere en consecuencia transformarla en títulos sobre una compañía.