Visión no tan optimista sobre el rebote en los mercados

Para los que estaban metidos de lleno en los mercados de acciones, seguro que la semana pasada no fue ni de lejos la mejor semana en sus inversiones, con excepción de algunos pocos que venían acumulando posiciones desde hace ya bastante tiempo.

Tras el ligero optimismo vivido meses atrás, hemos visto saltar por los aires en una caída frenética propia del Dragon Khan.

Como se puede ver, el propio fenómeno de las caídas en los mercados puede tener diferentes lecturas a nivel gráfico, hecho que se conoce como rebote en los mercados.

Esto se debe muchas veces a que durante un fuerte movimiento, parte de las posiciones son cerradas y causan ese rebote en los mercados, que puede dar a una mala interpretación al considerar que podría iniciarse un cambio de tendencia.

Resumen de la semana en los mercados

La semana pasada fue un infierno literalmente hablando para todos los mercados a nivel mundial.

los rebotes en los mercados
los rebotes en los mercados

Por hacer un resumen, el lunes, parecía que el mundo estaba llegando a su fin, con el promedio industrial Dow Jones desplomándose más de 1.000 puntos y marcando unas pérdidas al cierre de casi 600 puntos.

Siguiendo lo acontecido, el Martes continuó la guerra en medio de un escenario Dantesco, donde muchos inversores y traders quedaron atrapados, pensando en un periodo correctivo más.

No fue hasta el ecuador de la semana, sin embargo, que las acciones repuntaron al alza de nuevo. Y el viernes cerró dignamente con un alza.

Este rebote, parece que desencadenó la arrogancia de muchos inversores que tienen pensamientos alcistas sobre los mercados, pese haberse llevado un buen susto.

El argumento de los inversores a largo plazo para continuar optimistas

El  argumento por parte de los “toros” (sentimiento alcista en los mercados) es que este fenómeno se debió a una sacudida de los pequeños inversores, movimiento propiciado por los grandes capitales en busca de obtener títulos y causando una fase de acumulación.

De hecho, rebote del mercado de la semana pasada no nos garantiza nada acerca de lo que vendrá después en las próximas jornadas.

Sí, efectivamente este movimiento de las cotizaciones, podría haber sido una “parte inferior en forma de V”, que ahora será seguido por otro aumento de las cotizaciones de nuevo a niveles récord.
O podría haber sido una de esas violentas caídas, que han marcado casi todos colapsos importantes de los mercados en la historia de la economía.

Si se siente envalentonado y engreído acerca rebote de la semana pasada, usted debe comprobar las gráficas que ponemos a continuación.

Estos gráficos muestran cómo los últimos tres grandes caídas de los mercados fueron precedidos por caídas iniciales de 10% a 15%, seguido de rebotes pronunciados.

Entonces, al igual que muchos comerciantes habían decidido que era seguro volver a entrar en el agua, el verdadero choque comenzó.

La gran caída del 1987

En primer lugar, el año 1987. El gráfico superior muestra la recuperación del mercado, fomentando el cuidado de la liquidación inicial de ese verano. El gráfico inferior muestra lo que sucedió después.

la crisis del 1987
la crisis del 1987

Nuevo drama en el año 2000.

la crisis en el año 2000
la crisis en el año 2000

Parece que todo había pasado en la primavera del año 2000 cuando los mercados hicieron leves subidas para luego llegar a un otoño tenebroso al seguir 18 meses de caídas casi continuadas.

Y posteriormente, tenemos la caída del 2007

Después de dos recuperaciones después de la caída inicial en el verano de 2007, las recuperaciones tímidas que fueron apareciendo nada hacía presagiar lo que vendría después, al ver como las acciones cayeron por un precipicio que parecía no tener final según podemos ver en la captura que adjuntamos.

las caídas en la economía
las caídas en la economía

Es por ello, por lo que inversores de todo el mundo no deben fiarse de movimientos correctivos tras caídas tan abruptas o lo que se conoce como rebote en los mercados, no sin antes confirmar que el movimiento es claro de consolidación y comienzo de un nuevo impulso alcista en los mercados de acciones.