¿Y los contras de contratar planes de pensiones?

Recientemente en un artículo de Aula Inversión, hablábamos de las ventajas de contratar planes de pensiones, bien en el presente artículo, vamos a tratar la parte no tan buena de contratar planes de pensiones que puede hacer menos atractivo, el que decidamos tener nuestro plan de jubilación de carácter privado.

Si es cierto, que contratar planes de pensiones puede ser una opción más o menos personal, y dependerá de la persona que lo suscriba para determinar sus condiciones:

  • Tipo de plan de pensión a contratar (nivel de porcentaje en renta variable, renta fija, país etc…)
  • Tipo de aportaciones que se hacen al plan (tanto en tiempo, como en cantidad de capital).
  • Mercado sobre el que ponderen las participaciones del plan de pensión.

De igual modo, vamos a intentar recoger en unos puntos, las partes que las personas (ahorradores e inversores) pueden ver negativas con respecto a la contratación de planes de pensiones de diferente naturaleza.

Lista de puntos “no tan positivos” acerca de la contratación de planes de pensiones a día de hoy.

  •  Podría hacerme falta el capital aportado a mi plan de pensión. Efectivamente si es cierto que no se puede rescatar salvo en contadas circunstancias excepcionales. No obstante este inconveniente puede convertirse en nuestro propio aliado para los que nos suele “quemar el dinero en nuestras manos” es una forma de comprometerse con nuestro futuro.
  • Doble lectura acerca del ahorro fiscal a la hora de contratar planes de pensiones. Efectivamente, el tipo de ahorro fiscal como se le conoce a las ventajas a nivel de IRPF que tenemos a la hora de aportar nuestro plan de pensiones, puede quedar anulado a la hora de ser rescatado el capital correspondiente al plan. Esta afirmación es parcialmente cierta, dado que aunque es un dicho muy comentado y extendido popularmente. Lo cierto es que las retenciones fiscales son acusadas sólo en rescates al 100% del capital aportado, existiendo fórmulas más beneficiosas a la hora de rescatar el plan.
  • Es por ello, por lo que siempre se debe acudir a un asesor fiscal para que nos ayude a determinar las opciones más beneficiosas a la hora de rescatar un plan.
  • El miedo a disponer la gestión de nuestros ahorros en gestoras externas. Lo cierto es que aunque hay planes de pensiones con rentabilidades anuales dispares, siempre nos queda la duda de que si nuestro plan debería estar rindiendo más de lo que consideramos normal. Para ello siempre se recomienda estimar el perfil de riesgo asociado a nuestra edad y a nuestro capital a aportar mes a mes. De igual modo, hay gestoras que suelen ser bastante más efectivas que otras al diseñar planes realmente robustos sin renunciar a la rentabilidad.

De igual modo, el tema de contratar planes de pensiones siempre está sujeto a una ayuda externa por parte de los gobiernos que deben estimular el crecimiento de la contratación de este tipo de planes si realmente consideran que el envejecimiento de la población de cualquier país es un hecho. Si realmente es cierto lo que nos avisa, ¿a qué están esperando para hacer nuevas reformas fiscales en materia de planes de pensiones públicos o privados?

En siguientes artículos hablaremos de las diferentes formas o estrategias para realizar aportaciones a los planes de pensiones que tengamos contratados a nivel personal.